0 comment
Roberto GonzálezSecretario General SUP GaliciaMay 192017

Modificación ilegal de la jornada laboral durante los meses de verano.

Una tasa de reposición estable durante los últimos años, corregiría la situación límite de personal que vive la Policía Nacional en prácticamente todas las dependencias. Hoy, estamos pagando las consecuencias de convocatorias, como las de 2010, de 369 policías o las de 2011 y 2012, de 153 alumnos, la de 140 de 2013 o la de 254 agentes en el año 2014. Este hecho, unido al dislate de jornada laboral aprobada en diciembre de 2015, han motivado que el Director Adjunto Operativo, se las ingenie para garantizar la seguridad ciudadana y la presencia mínima de funcionarios policiales en las calles, durante los meses de julio y agosto.

Somos ahora los Policías, quienes tenemos que sufrir en nuestras propias carnes y en las de nuestras familias, la falta de previsión de la Administración. El DAO, tras varios estudios, informes de sus asesores y reuniones con jefes superiores y comisarios provinciales, ha tenido la brillante idea de proponer una modificación de la jornada laboral durante los meses de julio y agosto. Seguramente, no habrá pensado en que estamos a las puertas de junio, en que hay cientos de compañeros que tienen ya sus vacaciones organizadas o sus días libres planificados o que han organizado su vida entorno al 6x5 que ustedes han impuesto, en contra del sindicato mayoritario y de la opinión de la voluntad de la mayor parte de los agentes.

Y lo que más indigna a los funcionarios a turnos rotatorios dentro de las Brigadas de Seguridad Ciudadana, es el carácter obligatorio de la medida. Otro despropósito que nadie alcanza a entender. Estamos convencidos de que, si se realizase el refuerzo con servicios extraordinarios, tendrían voluntarios para cubrir las necesidades de las plantillas, pero por algún motivo, no interesa.

Nos desagrada por completo, pero nos guste más o menos, esta, es la jornada laboral que tenemos y si quieren modificarla, tendrán que volver a negociarla donde se negocian estas cosas, a través de los vocales del Consejo de la Policía y no por cortijos, como se pretende.

El próximo martes, tras la petición de mi Sindicato de una reunión urgente para abordar este asunto, el DAO nos ha citado para un encuentro en el que se abordarán los “permisos de verano”. De eso, nada de nada. Llamen a las cosas por su nombre, y digan “modificación ilegal de la jornada laboral durante los meses de verano”.