0 comment
Coruña HoyAugust 022017

Organiza tu presupuesto y encuentra sistemas para fortalecerlo

 

A día de hoy es muy importante que organicemos adecuadamente nuestro presupuesto, buscando en todo momento un equilibrio tal que nos permita satisfacer nuestras necesidades diarias y, por supuesto, también estar preparados ante cualquier imprevisto que nos podamos encontrar. 

Vamos a intentar ayudaros a organizar vuestro presupuesto, con el objetivo de que adaptéis vuestras ganancias a vuestro día a día, intentando estar siempre preparados frente a aquellos imprevistos que suceden tarde o temprano como un electrodoméstico que se estropea, el ordenador que no enciende, el coche que tiene una avería, etc.

Enfoca tu vida profesional y calcula cuánto vas a ganar

Lo primero que tenemos que hacer es enfocar adecuadamente nuestra vida profesional y calcular aproximadamente cuánto vamos a ganar. Está claro que no podemos elegir siempre a lo que nos vamos a dedicar, pero dependiendo de las puertas que tengamos abiertas y de lo que nos hayamos preparado, seguramente tendremos una idea de cómo irán los tiros en cuanto a nuestro futuro profesional se refiere.

Una vez que nos hayamos hecho a la idea de a qué nos vamos a dedicar los próximos años, lo siguiente es realizar un cálculo rápido acerca de la cantidad de dinero que iremos ingresando mes a mes, para lo cual os animamos a que echéis un vistazo a esta web de referencia en sueldos y ganancias donde encontraréis información muy interesante y sobre todo os ayudará a guiaros con respecto al sueldo que podéis ganar.

Con un poco de suerte vuestra próxima inversión será en un contador de billetes, pero por norma general vamos a tener que empezar de un modo algo más humilde por lo que el presupuesto es algo imprescindible

Prepara una lista con los gastos habituales

Una vez que ya nos hayamos hecho una idea de lo que vamos a ganar en los próximos años, el siguiente paso será preparar una lista con todos los gastos habituales que incluyen desde el alquiler o hipoteca hasta los recibos del agua, gas y electricidad, pasando por supuesto por alimentación, productos de limpieza, seguros de coches y motos, revisiones, y en general todas las partidas que sabemos van a estar ahí a lo largo del año.

Es decir, con este paso sabremos el dinero que tenemos comprometido a lo largo de todo el año, de manera que, con el dato obtenido en el apartado anterior y este, podemos hacernos una idea de cuánto dinero nos sobraría cada mes.

Ahora ya podemos añadir otras partidas como por ejemplo el ocio, pero siempre debemos hacer todo lo posible porque a final de mes quede una pequeña cantidad que iremos ahorrando para hacer frente imprevistos que puedan surgir.

No olvides tener siempre a mano un sistema de crédito adicional

Con los datos anteriores ya nos habremos hecho una idea para poder calcular un presupuesto acertado con respecto a nuestros gastos habituales, e incluso es posible que tengamos un pequeño remanente para hacer frente a cualquier tipo de imprevisto.

Sin embargo, en ocasiones es necesario que recurramos a los préstamos personales para poder satisfacer el pago de gastos mayores; por ejemplo, nos podemos encontrar con que necesitamos realizar una reforma, pero el caso es que con el dinero que tenemos ahorrado no es suficiente, lo que significa que lo ideal es recurrir a un préstamo de dinero a través del cual podremos pagar el proceso de forma mensual con la comodidad que ello conlleva.

Eso sí, para los préstamos personales es necesario que cumplamos con una serie de requisitos como edad, tener una cuenta bancaria, contar con unos ciertos ahorros, etcétera, por lo que quizás otra alternativa que os pueda venir muy bien sea la de los mini créditos urgentes, una forma muy sencilla de obtener una pequeña cantidad de dinero extra en apenas unas horas y sin la necesidad de presentar una nómina o incluso avalar con propiedades, lo cual hace que sea un proceso muy seguro y cómodo de realizar, evitando un montón de papeleos y sobre todo sabiendo que vamos a tener el dinero en nuestras manos en el menor tiempo posible.