El amor que espero

Imagen de María García
Autor: María García / Fecha: Jue, 28/07/2016 - 22:34 / Etiquetas: begoña peñamaria, una vida esperando, libreria arenas, la coruña
La escritora Begoña Peñamaría obtuvo con este libro el Premio Arenas.

"La mayor rémora de la vida es la espera del mañana y la pérdida del día de hoy". Esta cita pertenece a Séneca, y la recordó este jueves, el abogado y presidente del jurado del Premio Fernando Arenas Quintela, José Manuel Liaño Flores. Una cita eterna, aplicable a cualquier época. En ocasiones, muchas personas pasan por la vida sin vivirla, sin extraerle su jugo por miedo a sentir, a equivocarse, a fallar, pero son precisamente los errores los que componen nuestra esencia y de los que aprendemos. Sin duda, esta zozobra existencial está siempre presente en el amor. Un tema universal y latente que mueve el mundo y en torno al cual gira la segunda novela de la escritora coruñesa Begoña Peñamaría, titulada "Una vida esperando", que este jueves fue presentada en sociedad ante una abarratodada librería Arenas. A lo largo de sus nueve capítulos, la autora nos muestra un trazado de personas e ideas con valores como la generosidad, la solidaridad o las segundas oportunidades como leimotiv de su argumento. "Una vida esperando" narra el presente y futuro de cuatro personajes, en los cuales el amor está en continuo proceso. El amor no tiene edad y esta premisa se refleja a lo largo de la narración.

Los personajes empiezan con un "yo individual" para concluir en un "yo colectivo", tal y como afirmó la escritora Elena Galván, una de las encargadas de presentar este trabajo literario. Por su parte, el catedrático de Literatura, José María Paz Gago, describió "Una vida esperando" como un "suspense romántico entre cuatro personajes". Y la gran protagonista de la velada, Begoña Peñamaría, quiso dejar claro que esta obra ensalza la figura de las personas mayores y ayuda a afrontar las situaciones de la vida con optimismo.

Leer siempre es un placer, pero hacerlo de la mano de esta novela, sin duda, es un placer doble.