0 comment
Begoña PeñamaríaDiseñadora y escritoraDecember 192016

Bien vestidas en la cama

Seamos egoístas y esta Navidad pidamos lencería.

Como la elegancia, además de una actitud, es un placer para nuestros sentidos y para los de nuestro prójimo, no está de más el no descuidarla en ningún aspecto de la vida cotidiana… Lucir guapa en la calle y hasta en cualquier evento, es pan comido para las mayoría, gracias a la gran cantidad de información de la que disponemos… Principalmente las redes sociales se han convertido en un escaparate infinito en el que inspirarnos. Nada es nuevo, todo está inventado o inspirado…, así que lo único que nos queda es empaparnos de información y poner nuestro toque personal en cada estilismo que luzcamos.

Infinidad de clientas recurrían a mí con sus dudas y decidí tratar de aclararlas escribiendo Claves para vestir bien (Hércules ediciones), del mismo modo y en los últimos meses, son muchas las mujeres que acuden a mi taller y se “quejan” de no poder ponerse más que una vez un vestido tan bonito… Así que pensando, pensando, decidí alargar ese momento… Y qué mejor que llevártelo a la cama y despertarte con él tantas noches como quieras.

No me malinterpretéis, no me estoy refiriendo al hombre con el que hayáis decidido compartir vuestra vida, sino al atuendo que os pondréis en tal señalada noche y en todas las que queráis…

Nuestra nueva colección de alta lencería incluye batas y camisones o pijamas siempre a juego. Satenes, encajes, tules y tejidos sensuales para llevar a cabo unos diseños que no pierden ni un ápice de elegancia, sino que nos aportan luz y romanticismo. Os animo a que nos visitéis aunque no vayáis a casaros, pero también a vestir bien…, porque es un placer para los sentidos propios y ajenos.

La tendencia incluye chaquetillas y mañanitas para las que desean mayor ligereza…, además, las batas semi abiertas, nos aportarán glamour; y los cortes estilo imperio y soltura en la zona de vientre y cadera, comodidad…

Si nos preocupamos por abrigarnos de forma correcta, por ir adecuadamente vestidas a la hora de practicar deporte y por llevar el modelo adecuado a una boda… ¿Por qué descuidar nuestra ropa más íntima?

Nos pasamos durmiendo, al menos, la tercera parte del día… Tanto, como tiempo dedicamos a una jornada laboral… Media vida en la cama… ¿No merece la pena estar guapas, presentables y cómodas allí también?

Tengamos pareja o no, hagámoslo por nuestro propio bienestar… Seamos egoístas y esta Navidad pidamos lencería… Envolvamos nuestros sueños en satén.