El Colegio de Ópticos de Galicia alerta de los perjuicios del clima invernal en la salud ocular

Imagen de María García
Autor: María García / Fecha: Mar, 10/01/2017 - 12:26 / Etiquetas: colegio de ópticos de galicia, salud ocular, sequedad, frío, eduardo eiroa
Las calefacciones o el viento afectan negativamente en nuestra salud ocular.

El clima invernal puede afectar negativamente a la salud visual, por ello el Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia indica que es importante cuidar la visión porque el clima frío, la sequedad de las calefacciones, el viento o la exposición a la radiación ultravioleta pueden provocar síntomas como visión borrosa, picazón y ardor en los ojos.

Las gafas de sol son una buena forma de proteger los ojos. Los expertos señalan que hay que tomar precauciones y proteger los ojos de la radiación con gafas de sol homologadas que tengan filtro UV. El presidente del Colegio, Eduardo Eiroa, explica que en las estaciones más frías del año es cuando el sol está en una posición más baja, por lo que los rayos solares inciden más directamente en los ojos, y pueden provocar un reflejo mucho más intenso e irritación. “En los meses de invierno los ojos también reciben radiación ultravioleta directa del sol y reflejada en superficies brillantes como la nieve o el agua, que incluso la nubosidad puede agravar”, señala. Para la práctica de esquí o snowboard, los profesionales aconsejan el uso de gafas polarizadas y de espejo, con un filtro de categoría tres ó cuatro, que aislan de la radiación ultravioleta.

Otro de los puntos que preocupan a los ópticos es la excesiva climatización en invierno. Para combatir los cambios de temperatura del exterior al interior que afectan a la salud visual recomiendan más hidratación, en especial en aquellos lugares con elevada temperatura por calefacción o aire caliente en los que la humedad del entorno disminuye, produciendo sensación de escozor y sequedad en los ojos. En concreto, destacan que en los hogares es importante controlar la humedad y el nivel de la calefacción, intentando que no esté demasiado alta para generar un clima adecuado.

En estos casos, los ópticos aconsejan aumentar la lubricación de los ojos a través del parpadeo continuo, o con el uso de lágrimas artificiales o gotas humectantes que faciliten la hidratación de la córnea. “Llevar una buena alimentación, rica en frutas y verduras además de ácidos grasos y omega-3, contribuye a mitigar el síndrome del ojo seco”, apunta Eiroa.