Concejalía de inmovilidad

0 comment
Begoña FreirePPFebruary 042018

Concejalía de inmovilidad

 

Desde el Partido Popular hemos detectado un nuevo fraude del gobierno mareante a los coruñeses. El dinero público debe usarse siempre con un fin primordial: el beneficio de los ciudadanos que religiosamente pagan sus impuestos para que el gobierno local mejore su calidad de vida y les preste unos buenos servicios. Desde la llegada de Ferreiro a la alcaldía este principio ni se respeta ni se aplica. El dinero de todos se está usando, en demasiados casos, para ayudar a los amigos con iniciativas, programas, estudios, encuestas y consultas que no sirven para nada.

El último despropósito nos lo hemos encontrado haciendo una simple suma. La Marea lleva gastados, ni más ni menos, que 535.000 euros en contratos a dedo para llevar a cabo la reordenación de los buses urbanos. Eso sí, no han cambiado ni una sola línea en los casi tres años que Ferreiro lleva de mandato. La situación es más grave aún si tenemos en cuenta que fue una promesa electoral de la Marea, que repitieron en varias ocasiones a lo largo de todo este tiempo. Pero el balance a día de hoy es cero. Los barrios siguen reclamando cambios en las líneas de bus y el alcalde, ciego, sordo y mudo a sus demandas.

Ferreiro adjudicó  a dedo dos convenios por valor de 250.000 euros, con la Agencia Pública de Barcelona sin concurso público y sin libre competencia entre las empresas. Además, ha contratado a dos personas para la implantación de una nueva red de transporte urbano por 202.000 euros y un período de tres años. Ha contratado a dedo otros 45.000 euros para la elaboración de una encuesta de transporte urbano innecesaria. Ha contratado a dedo por 20.000 euros a una empresa de dos firmantes del manifiesto de la Marea. Otros dos amigotes. La encomienda: un un proceso pseudoparticipativo. Finalmente, ha incumplido de nuevo su promesa de confiar en los funcionarios municipales, al contratar a dedo por 18.000 euros a otra empresa para la redacción de los pliegos para la nueva concesión del bus urbano. Más de medio millón de euros para no hacer nada. 

Los datos son claros, públicos y escandalosos. Este es el balance de una concejalía que ya es conocida en la ciudad como la concejalía de la inmovilidad. Incapaz de tomar una sola medida que mejore algo en la ciudad. Nos están demostrando que en lo que son unos expertos es en derrochar el dinero de todos los coruñeses. Para no hacer nada.