Pablo Montero, surfista y farmaceútico: "“Mi sueño es surfear y conocer mundo. Cualquier obstáculo que me lo impida lo voy a sortear”

Imagen de María García
Autor: María García / Fecha: Mié, 06/07/2016 - 21:39 / Etiquetas: pablo, montero, surfista, farmacia, universidad, campeon, gony
Pablo Montero comenzó a surfear con tan solo 10 años. En el Circuito del Mundo de Surf, que se celebra en A Coruña realizó un magnífico papel.

Recién llegado de Indonesia, Pablo Montero aterrizó en A Coruña para participar en la segunda escala del Circuito Mundial de la World Surf League en España, en la cual compitió invitado por la organización. Nosotros aprovechamos su estancia en la ciudad herculina para conocerlo un poco mejor.

La vida no ha sido un camino de rosas para el surfista coruñés Pablo Montero. Pese a ello, este joven de 27 años irradia una positividad y energía que contagian a todos los que le rodean. Coruña hoy se cita con Montero en el bar O Pataca frente a la playa de Matadero. En ese escenario, con el mar a nuestro pies, comienza una entrevista, repleta de pasión por la vida.

P: La primera pregunta, tópica, pero imprescindible. Pablo, ¿Cuándo comenzó tu pasión por el surf?

R: Cuando era pequeño, mis padres se mudaron al Orzán. Mientras jugaba en el salón veía a los surfistas en el mar y yo quería hacer lo mismo. Así que mis padres me bajaban a la playa y, mientras se bañaban, me empujaban con la tabla. Finalmente, decidieron inscribirme en la Escuela de Surf, de Quique Aradas. Tenía 10 años. El curso duró una semana, pero al tercer día ya conseguí mantenerme en pie. A partir de ese momento, empecé a surfear por mi cuenta y me quedé enganchado. Así que siempre he intentado enfocar mi vida cerca del mar. Actualmente, tengo la misma motivación que el día que me levanté en la tabla.

P: ¿Recuerdas cuándo tuviste tu primera tabla de surf?

R: Recuerdo que fui a una tienda con mi madre y tenía que elegir entre dos. Una era más barata, pero en ella había pintada una chica, más bien ligerita de ropa, y la otra era más cara. Mi madre no lo dudó: ¡la cara, la cara! La tabla era de la marca Pukas, uno de mis sponsors actuales. (Pablo Montero cuenta con varios sponsors: Billabong, Nixon, Be+, Pukas, Woodglass, Raz y Centro Equilibrium).

P: Supongo que elegir una tabla que se adapte al surfista no es tarea fácil.

R: Desde que era pequeño utilizo la marca vasca Pukas con la cual estoy en contacto a diario, ya que para surfear es  preciso contar con diferentes tablas, dependiendo de tu evolución. De ahí que hable mucho con el shaper (persona encargada de fabricar las tablas) al cual le traslado cómo me siento y, de esta forma, fabricar una tabla que se adapte a mi forma de surfear, o al tipo de olas al que voy a hacer frente.

P: Y desde su primera tabla, Pablo se tomó muy en serio este deporte. ¿No?

R: En invierno surfeaba media hora antes de ir al colegio, y en los meses de verano, una hora antes, ya con 15 ó 16 años. Cuando salía de clase, sobre las 5 de la tarde, si no había olas me iba a la biblioteca a estudiar y entrenaba físicamente. En el caso de que hubiese olas surfeaba todos los días, y lo compaginaba con los estudios. A veces estudiaba en el autobús, camino del colegio o en el recreo. Nunca descuidé mi formación académica.

P: ¿Cómo ha sido tu evolución en este deporte?

R: Cuando empecé a hacer surf, con 10 años, no había niños de mi edad surfeando, ni competiciones. Así que con 11 años tenía que participar en circuitos entre mayores. Más tarde sí se celebró el Campeonato Gallego Sub-14  y lo gané. Sin embargo, yo no soy nada conformista y quería mejorar como surfista, pero en Galicia era muy difícil. Así que decidí tomar parte en el Campeonato de España Sub-14, también con 11 años, y me eliminaron en la primera ronda. En la prueba había muchos surfistas vascos realmente buenos y eso me motivó para seguir entrenando duro. Regresé al Circuito Nacional Sub-14, con 12 años, y quedé cuarto en la final y al año siguiente segundo. En ese instante, me sentí bien. Si te esfuerzas puedes conseguir lo que te propongas.

P: Tras ese campeonato, Pablo Montero quería seguir escalando posiciones...

R: Sí, pero en Galicia no era fácil.Debía encontrar un entrenador con el cual mejorar mi surf. Finalmente, opté por Gerardo Sanmartín, uno de los mejores entrenadores de Galicia. Él era el seleccionador gallego por aquel entonces y yo, precisamente, continué en la Selección de Galicia de Surf hasta este año. Con él participé en varios campeonatos de ámbito europeo, como los Intercélticos. Él me ayudó a mejorar mucho como surfista.

P: Pero Pablo seguía sin conformarse...

R: Yo quería dar un paso más. Entonces estuve entrenando con el entrenador del surfista Aritz Aramburu, Aitor Francesena “Gallo”, SeleccionadorNacional de Surf. En esa época entrenaba con los mejores chicos de Zarautz. Entre ellos, Aramburu. Además, me solían acompañar mis amigos Guille Alonso y Mariano Gómez-Ulla, y eso me motivaba mucho. En este sentido creo que supe diseñar mi camino y adoptar las decisiones adecuadas. Actualmente, cuento con la ayuda de Jesús María Guerra, otro profesional del surf, y de Carlos del Río, en el tema físico.

P:  Con tan solo 22 años a Pablo Montero le golpea la ola más grande de su vida al quedarse huérfano. En ese instante se replantea su vida.

R: Mis padres eran farmaceúticos, así que decidí enfocar mi vida hacia la Universidad, aunque mi sueño seguía siendo surfear. Finalmente, logré finalizar la carrera de Farmacia, compaginándola con los viajes, los entrenamientos y los campeonatos. Precisamente, el último curso de Farmacia lo estudié en Perú, un lugar dónde tenía mar (tras mostrarme un tanto sorprendid apor la elección, me responde). ¿Sabes qué el surf comenzó en Perú? (todavía me sorprendo más). Los pescadores se valían de unos caballitos de totora para pescar. Al regreso lo hacen sorteando la solas. Creo que el surf nació antes en Perú qu en Hawaii. Allí surfeaba todos los días y tuve la suerte de estar con grandes amigos como Cefe, Gonzalo Calle y Mariano Gómez-Ulla, quien gestiona una empresa de ropa que ayuda socialmente, llamada Aim Clothing. En la actualidad, está implementando un proyecto de ayuda social a través de la creación de una marca de moda “fair trade”.

P: Estos días se celebra en A Coruña una prueba del Circuito Mundial de Surf, de la World Surf League. ¿Cómo ha sido la experiencia?

R: En primer lugar, agradezco a la organización que me invitase a tomar parte en este evento deportivo. Para mí es un sueño que una prueba de esta magnitud se celebre en mi ciudad. Me siento satisfecho con el papel que he desempeñado. Llegué hasta la tercera ronda, pero en el camino he superado a surfistas de la talla de Hodei Collazo (quien quedó segund en un Campeonato Mundial) o Natxo González (quinto en una prueba del Circuito Mundial de Olas Grandes). La verdad es que la tercera ronda la peleé, y mucho.

P: Pablo, escuchándote hablar uno puede llegar a pensar que has tenido que sacrificar aspectos como tu vida personal en pro del surf.

R: “Gallo” siempre me decía: “trabajo, sacrificio, superación y satisfacción”. Esta premisa la he aplicado, tanto en el surf como en los estudios. El surf es mi pasión, así que no ha sido ningún sacrificio. Aunque suene egoísta siempre he adoptado mis decisiones pensando en mí, en mejorar. Ahora mismo, mi sueño es surfear y conocer mundo.Cualquier obstáculo que me lo impida lo voy a sortear. En estos momentos, no puedo estar atado a nada. Por otra parte, mi familia siempre ha respaldado mi proyecto y mis padres estaban orgullosos de que practicase surf.

P: ¿Guardas un recuerdo, en particular, hasta la fecha de tu carrera como surfista?

R: Mi hermano mellizo, Pedro, practica body y antes de finalizar nuestra etapa junior, en nuestras respectivas categorías, participamos en una prueba del Circuito de España Sub-18, que se celebró en Gijón. Pedro fue el ganador en body, y yo en surf. Después de todo lo que hemos compartido juntos nos abrazamos y fue un momento muy especial para los dos. Somos tres hermanos y permanecemos muy unidos.Cualquier cosa que haga con ellos me llena el doble.

P: No cabe duda de que tu pasión es el surf. Pero... ¿hay otras pasiones en la vida de Pablo Montero?

R: Me gusta mucho ir a ver al Deportivo, del que mi padre era un apasionado. Además, viajar es otra de mis grandes pasiones (ha recorrido toda Europa, Maldivas, Indonesia, California, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú, Costa Rica, Panamá, El Salvador, México y Nicaragua). Cuando viajo no me gusta hacerlo como turista sino integrarme en el país. Por ello, quiero permanecer uno o dos meses en cada lugar. Además, soy muy aventurero. Hace dos años recorrí, durante seis meses, Centroamérica, desde Panamá hasta San Francisco con una mochila y la tabla. Fue una experiencia increíble al igual que un viaje en Perú con mi tío en plena selva. (Los viajes satisfacen tanto a Pablo que, incluso, ha creado un blog para narrar sus experiencias y aportar todos los datos de los lugares que visita. ¿Su nombre? paulmontana.com).

P: ¿Cuáles son tus objetivos a corto y largo plazo?

R: A corto plazo, me encantaría ser invitado por la organización para participar en otra de las escalas del Circuito Mundial de Surf de la World Surf League, la de Pantín (Ferrol) (¡Aviso a navegantes!). Mi reto es seguir entrenando y hacerlo bien. Soy una persona positiva a la que le gusta continuar con sus planes hasta el final. Ahora, quiero descansar, estar con mi familia y pensar en lo qué voy a hacer en el 2017. Si surfear por libre o tratar de competir, a ver hasta donde puedo llegar… Quizás también me dedique a viajar. No lo tengo claro. Aitor Francesena “Gallo” me decía que sería bueno estar un año, dedicándolo al máximo al surf para ver hasta dónde puedes llegar. Quizás siga su consejo.

No sabemos si Pablo Montero seguirá el consejo de  “Gallo”, o se dedicará a explorar lugares desconocidos para la mayoría de los mortales. Lo que sí tenemos claro es que haga lo que haga será un éxito.  No en vano, le gusta que los planes salgan bien.  ¡Suerte Pablo!