El paripé de los presupuestos participaivos

0 comment
Rosa GallegoPPMay 062018

El paripé de los presupuestos participaivos

 

Los Presupuestos Participativos de la Marea son un fracaso más en la gestión de la Marea Atlántica en nuestra ciudad, tanto por la escasa participación ciudadana como por la inejecución de los proyectos seleccionados. Estamos ante un paripé más de Ferreiro para aparentar que hace cuenta con la ciudadanía y nada más lejos de la realidad.  Esto lo sabe  cualquiera que haya acudido a los Dillo Ti en los que, por cierto, no dejan participar a la oposición a pesar de que lo hemos pedido y de que se hace y paga con el dinero de todos.

El balance habla por sí solo del fracaso. Del total de 67 proyectos para 2017 y 2018 sólo se han concretado 29, menos de la mitad, pero lo que es peor,  si miramos el importe económico, sólo han ejecutado el 13% de los 4 millones de euros previstos para estos dos años. 

Para 2017 fueron seleccionadas 21 acciones por importe de 1 millón. A 20 de abril de 2018, sólo hay finalizados 11, cuyo importe apenas llega al 33% del total. Los tres más votados aún no han pasado de la fase de estudio. Para el año 2018 eligieron 46 por importe de 3 millones. Transcurrido el primer cuatrimestre, sólo han ejecutado 8 por importe de 200.000 euros, el 6,6% del total previsto.

Respecto a la participación ciudadana para la elección de los proyectos, en 2017 sólo lo hizo el 0,57% de quienes podía votar y en 2018 apenas el 1%, a pesar de que Ferreiro gastó más de 70.000 euros en publicitar esta iniciativa. 

Lo mismo ocurrió con el Foro “Tecendo o Litoral”, que se demostró que fue en realidad más una reunión de amigos que un proceso participativo hecho con rigor y serio.  Claramente, a la vista de las fotos y de los propios datos oficiales  la asistencia fue de poco más de 200 personas, el 0,1% de los coruñeses. 

La concejalía de Participación Ciudadana es en realidad la de Participación Mareante porque sólo sirve para hacer bases a medida para asociaciones afines como en la adjudicación de usos de la antigua cárcel, para mirar para otro lado con los okupas de la comandancia de obras o para adjudicar contratos del Colab a firmantes de la Marea.