EL PISITO

0 comment
Rosa GallegoPPFebruary 182018

EL PISITO

 

Ferreiro no deja sorprendernos. El culebrón del amiguismo que practica en este Ayuntamiento no tiene límites. El último capítulo ha superado todo lo imaginable. No contento con repartir contratos a dedo entre los firmantes de la Marea, con regalar la cárcel a los amigos y con permitir la okupación ilegal de la Comandancia de Obras, ahora nos sorprende con una adquisición de dos pisos a un estrecho colaborador de la Marea. La noticia no tendría más recorrido si no fuese porque además uno de los pisos no es un piso. Es una local comercial. Como vivienda es ilegal y no tiene los metros mínimos que exigen las bases. El otro inmueble del lote tampoco tiene la superficie mínima que exigen las bases. Sin duda, este capítulo reúne todos los ingredientes de un nuevo caso de amiguismo al que ya nos tienen, desgraciadamente, muy acostumbrados.

Desde aquí queremos decir alto y claro que no todo vale. Que ya está bien de intentar colarnos todo por la puerta de atrás. Nuestra obligación como principal grupo de la oposición es denunciarlo y llegar hasta donde haya que llegar. Cuanto más vemos el expediente más claro tenemos que está plagado de irregularidades. Jurídicamente han comprado un local comercial y físicamente una vivienda ilegal. Por ello, la compra es nula. Lo afirmamos y exigimos la normalización de este esperpento.

Llueve sobre mojado. Estamos ante un caso evidente en el que no se ha respetado la concurrencia competitiva. ¿Cuántos propietarios de locales comerciales en situaciones similares se hubiesen presentado al concurso sabiendo que se aceptaban este tipo de inmuebles? Está claro que para Ferreiro hay unos coruñeses de primera: los amigos, colaboradores y firmantes de su manifiesto. Y coruñeses de segunda: el resto. El escándalo del local comercial comprado como vivienda es la gota que colma el vaso.