LA TRANQUILIDAD DE BEBETO, LA SEGURIDAD EN A CORUÑA, EL ORZÁN

0 comment
José Manuel Dap...PSOEFebruary 042018

LA TRANQUILIDAD DE BEBETO, LA SEGURIDAD EN A CORUÑA, EL ORZÁN

 

Sea o no leyenda urbana, se cuenta que nuestro queridísimo Bebeto (Bebetiño), ya en nuestra ciudad, pero antes de firmar su fichaje por el Deportivo,  se dio una caminata nocturna por las calles del entorno del hotel que ocupaba junto al Paseo Marítimo, con objeto de verificar la seguridad de A Coruña y constatar si era una ciudad tranquila donde poder residir despreocupadamente con su familia. Nadie lo molestó en su deambular: prueba superada. Lo que vino a continuación es alegre historia blanquiazul.

Bebeto aterrizó en A Coruña con la idea de que A Coruña era una ciudad tranquila y durante sus años en el Depor en ese ambiente de paz y sosiego urbano pudo disfrutar su estancia. Durante ella llegó a fijar su residencia en la zona del Orzán, frente a una playa que aplacaba su morriña de Río de Janeiro.

Por desgracia para los vecinos y vecinas del Orzán, la proliferación de locales de ocio en la zona vino a hacer tambalear una pacífica convivencia donde el ocio nocturno y el descanso vecinal habrían de encontrar armónico equilibrio.

Los singulares locales incumplidores no deben, por lo demás, provocar injustas generalizaciones ni extender su negativa sombra hacia un mayoritario sector hostelero cumplidor y responsable que sabe que sus primeros clientes y propagandistas son sus vecinos.

Con el fin de frenar los incumplimientos y poner coto a las molestias, los gobiernos del PSOE establecimos las zonas ZAS (zonas acústicamente saturadas) para evitar nuevas aperturas y mayor control, se instalaron los sonógrafos en los locales para comprobar decibelios, se reforzó la presencia policial y se abrió una línea de subvenciones para insonorizar viviendas y para fomentar el cambio de uso de locales de ocio a otros que no generasen molestias… Todas estas medidas se fueron quedando en poco por falta de continuidad de los siguientes gobiernos de PP y Marea. También, como elemento transversal a estas medidas y vertebrador del espíritu de convivencia que los socialistas quisimos favorecer, desarrollamos el Pacto Cívico, elaborado por la sociedad coruñesa (vecinos, médicos, educadores…) con el fin de generar un debate  sobre la necesidad de construir una sociedad más tolerante en la que se favoreciese la convivencia… También en este caso el PP tiró por la borda este trabajo.

En estas últimas fechas el ocio nocturno vinculado a la zona del Orzán saltó a los medios de comunicación con motivo de molestos afters, de peleas, de apuñalamientos y hasta de un arrollamiento por supuesto ajuste de cuentas tras un enfrentamiento. 

Esa no es ni puede ser la imagen de A Coruña ni la del Orzán.

Los vecinos y las vecinas de ese barrio vienen denunciando, a título individual y colectivo (a través de la AVV que preside Aure López Tocino) esta situación ante el gobierno local.

Los vecinos saben que en un Estado de Derecho garantista, como es el español, deben respetarse escrupulosamente los procedimientos y los trámites formales, so pena de anulación judicial de los expedientes sancionadores (sin entrar en el fundamentado fondo), con la consiguiente frustración para quien quiere que las normas se cumplan y que los infractores sean sancionados y sus locales clausurados.

Por ello, los socialistas consideramos fundamental recuperar el camino andado, insistir en las medidas que dieron fruto en su día y trabajar con insistencia y sin descanso en dos líneas: una, perseguir al que incumple generando malestar entre los vecinos y perjudicando la imagen de la buena hostelería; dos, fomentar las ayudas a vecinos para sus viviendas y a establecimientos para cambiar a usos menos molestos, acompañado de una campaña de rehabilitación y mejora de los espacios públicos. Es así como lograremos el Orzán que todos queremos y el que defendemos.