0 comment
Coruña HoySeptember 162018

Las cubiertas de las viviendas, los tejados de pizarra

 

A la hora de la construcción de nuestra casa no solemos prestar demasiada atención ni destinar el tiempo que merece al diseño, estructura y material que utilizaremos para nuestros techos, ya sean planos o a dos aguas, o tejados que pueden ser a una vertiente, a dos aguas e incluso a cuatro aguas como modificación de la anterior.

La diferencia entre una cosa y otra debería estar clara para empezar a vislumbrar qué queremos para cada caso. El techo es la parte visible desde el interior y cierra por arriba la construcción y el tejado es lo que cubre al techo, es decir, está por encima de él y se ofrece al exterior.

Es en el aspecto exterior donde más dudas nos salen al respecto de elegir alguna que sea opción que sea atractiva y cumpla con las expectativas estéticas que queremos darle a nuestra vivienda. Es cuando tenemos que dar el paso y elegir el tipo de tejado que queremos y, para ello, es fundamental conocer los materiales que consigan el objetivo de mantener la casa protegida y aislada del exterior.

Fundamentalmente existen cuatro tipos de tejas; Las tejas de asfalto (con tres componentes: materiales de refuerzo, laminado asfáltico y gránulo), las tejas de metal (más caro que el anterior pero más resistente y muy fácil de realizar la instalación) y las tejas de madera (muy estético, enfocados a entornos rústicos, muy resistentes, ecológicos y saludables para sus habitantes).

En último término nos quedarían las tejas de pizarra, un material que reúne las mejores cualidades posibles para los techos y por lo cual le hemos reservado un subtítulo aparte.

Los tejados de pizarra, la belleza resistente

Elegir tejados de pizarra como cubierta para nuestros hogares puede considerarse el mayor acierto en cuanto a estética y adaptabilidad, pues sirve tanto para climas áridos y cálidos como para aquellos en los que el frío y la nieve son los protagonistas, siendo un material que además es muy fácil de colocar. Y es que una de las principales cualidades de la pizarra es que al ser un material muy flexible se adapta a todo tipo de viviendas y superficies, a lo que cabría añadir su mínimo mantenimiento, su gran resistencia y larga duración.

Solo debemos tener en cuenta que si hay que arreglar goteras en un tejado de pizarra, reparar una cubierta de pizarra y, en general, cubrir cualquier tipo de Reparación de Tejados de pizarra, debemos acudir a un verdadero profesional, a los expertos en este tipo de actuaciones para que se lleven a cabo con la mayor delicadeza posible y se garanticen buenos resultados para que no vuelvan a ocurrir incidencias al poco tiempo.

Como hemos comentado, una de las principales cualidades ventajosas que tiene construir la cubierta de nuestros hogares con pizarra es su larga vida útil, y esto se debe a su magnifica composición mineralógica y a su estructura que es 100 % natural, un material que no pasa por proceso alguno, ya que se instala directamente después de ser extraído de la cantera.

Sus cualidades destacan sobre cualquier otro material que podamos utilizar para la misma función, desde su excelente capacidad para la impermeabilización hasta la fabulosa resistencia ante las temperaturas más extremas, ya sea por exceso de calor o de frío, así como por su dureza ante las condiciones climáticas de hielo, nieve, lluvia, cambios bruscos de temperatura e incluso a la acción del dióxido de azufre causante de la lluvia ácida.

Es un material considerado ecológico, pues gracias a sus características naturales, la pizarra únicamente necesita someterse a los procesos de extracción y labrado, por lo que no necesita ningún tratamiento adicional. De esta forma, se consigue reducir de forma notable las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Por otra parte, debido a su densidad (entre 2.700 y 2.900 kg m3), que es bastante mayor al resto de elementos pétreos que también se utilizan en la construcción, son los mejores aislantes al ruido aéreo, así como a los posibles impactos que puedan provenir por este medio.

En cuanto a su instalación, en la actualidad se ha ido sustituyendo la tradicional colocación sobre yeso para realizarla sobre un tablero hidrófugo, que es muy resistente a la humedad y que puede ir anclado a una estructura ligera de metal. Aunque el más usado es el colocado sobre doble rastrel, pues se adapta con una facilidad asombrosa a cualquier base de apoyo, ya sea desde el hormigón hasta el yeso. Este sistema es el que se considera más idóneo, tanto para su aislamiento como para optimizar su impermeabilización.