"También hubo amor en el gueto", de Marek Edelman

Imagen de María García
Autor: María García / Fecha: Lun, 07/11/2016 - 22:49 / Etiquetas: nazismo, gueto de varsovia, marek edelman, literatura, coruña hoy
Fotograma de la película "El pianista" y el escritor Marek Edelman.

En 1940, el Nazismo estableció en Varsovia el gueto de judíos más grande de Europa. En este contexto, Marek Edelman escribió el libro "También hubo amor en el gueto", una lectura maravillosa sobre el poder del amor incluso en el entorno más cruel y devastador para un ser ser humano. Basta decir que una de las frases de esta obra reza "el odio es fácil. El amor exige esfuerzo y sacrificio". De esta forma, podemos hacernos una idea del infinito poder del amor.

Marek Edelman encabezó la sublevación del gueto de Varsovia. Durante su larga vida fue preguntado infinidad de veces sobre sus vivencias durante esos terribles años. Pero siempre le rondaba una cuestión: ¿Por qué nadie le preguntaba si en el gueto hubo amor? ¿Por qué eso no le interesaba a nadie? Y afirmaba: "Era el amor lo que ayudaba a resistir». En este libro Marek Edelman esboza la vida de los judíos en Polonia antes de la guerra y traza retratos de vecinos y conocidos suyos en el gueto, nos cuenta cómo eran las escuelas, los hospitales, la vida en la calle, y también el terror, la lucha por la supervivencia y la dignidad, los movimientos de resistencia y finalmente la sublevación. Una misma voluntad recorre todo el libro: salvar del olvido a muchas de las víctimas del gueto, con sus nombres y apellidos, porque, como dice Edelman "seguramente nadie más va a evocarlas y es necesario que de ellas quede alguna huella". Y constatar las "cosas maravillosas" que allí ocurrieron, los momentos de felicidad, porque afortunadamente "también hubo amor en el gueto".

Edelman, Marek:

Marek Edelman (1922-2009) se involucró desde muy joven en la lucha contra el invasor alemán y estuvo en el origen de la organización judía de lucha o ŻOB. Fue uno de los dirigentes de la sublevación del gueto de Varsovia en 1943 y un año después participó en el levantamiento de Varsovia contra el ejército alemán. Cardiólogo de profesión, nunca dejó de luchar a favor de las causas que consideraba justas. En 1976 se unió al Comité de Defensa de los Obreros y años más tarde al movimiento Solidaridad, lo que le llevó a la cárcel. En el momento de su fallecimiento, el 2 de octubre de 2009, era el último superviviente del gueto de Varsovia.