0 comment
Roberto GonzálezSecretario General SUP GaliciaOctober 032017

A los pies de los caballos

 

Tenemos una de las mejores Unidades de Intervención Policial del mundo, de las más preparadas y expertas. En cada una de sus intervenciones, demuestran su profesionalidad. Una vez más, el domingo, UIP y UPR, en situaciones muy complejas, completaron un gran servicio en Cataluña.

El Gobierno de la nación, envió a sus policías a una auténtica encerrona de dimensiones incalculables que todavía late, y con mucha fuerza en Cataluña. Cuando una de las partes del dispositivo falla, todo se desmorona. Los Mossos no hicieron su trabajo. Bueno sí, se dedicaron a realizar contravigilancias a los compañeros de Judicial e Información para que sucediese lo que ellos no quisieron evitar. Falló la prevención por parte de los Mossos. No realizaron una labor previa de cierre de los colegios electorales y precinto de los mismos para evitar las ocupaciones, poniendo a la Policía Nacional y a la Guardia Civil a los “pies de los caballos”, viéndose obligados a realizar tensos desalojos en los colegios. Los responsables de los Mossos, deberían pagar con cárcel su comportamiento, sus directrices veladas a los subordinados, que han ocasionado un daño irreparable a la sociedad española, generando un odio totalmente injustificado a los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que únicamente, han actuado dentro del imperio de la ley y bajo las directrices de jueces y fiscales.

Es indignante que una parte de la sociedad, criminalice la actuación policial, cuando los agentes cumplían con los mandatos judiciales, realizando un gran trabajo, proporcional y ejemplar, siendo agredidos y vilipendiados por algunos independentistas que ahora se convierten en víctimas de un escenario opaco.

Los políticos catalanes, en una actitud mezquina, están arrojando a los ciudadanos contra Policía y Guardia Civil, presionando a los hoteles para que le retiren el alojamiento, generando más enfrentamiento y más odio contra los Cuerpos estatales.

La UIP, ha toreado en plazas mucho más complejas, pero debemos dejar trabajar a nuestra Policía, sin tapujos, sin medias tintas, sin tibiezas, si de verdad creen necesaria su intervención, pero no dejen abandonados a su suerte a miles de policías y guardias civiles que únicamente, cumplen con el cargo que han jurado y respetan el Estado de Derecho.