"Mi Casita", odisea sin final feliz

0 comment
Rosa GallegoPPNovember 122017

"Mi Casita", odisea sin final feliz

 

Esta semana hemos asistido a una nueva crónica de un proyecto paralizado y bloqueado por la Marea simplemente porque no es del agrado de Ferreiro.

En esta ocasión los damnificados son los benefactores del “Hogar Sor Eusebia”. Hace unos años tuvieron un sueño que fueron materializando a base de mucho esfuerzo y colaboración de otras entidades de A Coruña. Derrochando ilusión diseñaron un proyecto para construir 20 viviendas individuales con accesos independientes para dar cobijo a las personas que rechazar otros modelos de ayuda social. La llegada de la Marea al gobierno coruñés coincidió con el último paso que quedaba por dar: disponer de una parcela municipal para poder hacer realidad su propuesta.

El desenlace dos años y medio después es una elección equivocada, un barrio en pie de guerra y sin ninguna alternativa por parte de Ferreiro. La perspectiva del tiempo nos devuelve la percepción que el alcalde nunca tuvo interés en que este proyecto fuese realidad y por eso lo convirtió en una odisea sin final feliz.

Lo más sorprendente es la decisión de aplazarlo sine die hasta que se genere un clima adecuado, es decir, no se hará porque a la Marea no le interesa que se haga. Ferreiro prefiere ponerse él las medallas antes que dejar que una institución admirada y admirable como “Hogar Sor Eusebia”  pueda seguir haciendo el bien.

El alcalde, una vez más, se ha puesto la camiseta mareante y ha vuelto a aplicar el rodillo dictatorial. El ordeno y mando, pero sin dar la cara. Ni siquiera ha tenido la dignidad de sentarse con los responsables de la entidad para anunciarles que el proyecto “Mi Casita” queda desmantelado. No ha querido trabajar en las otras dos alternativas que había encima de la mesa y que implicaban un esfuerzo por parte del gobierno local. Mejor encargarle a la concejala Cameán que lo soltase un una rueda de prensa sin anestesia.

La noticia ha caído como un jarro de agua fría. Duele escuchar a su director, Diego Utrera. Ferreiro ha tirado por la borda años de trabajodando marcha atrás sobre su palabra simplemente porque su compromiso con los servicios sociales es pura impostura. Tenemos un regidor que no es de fiar y solo gobierna para los suyos.