No puede ser un problema

0 comment
Coruña HoyPSOEFebruary 182018

No puede ser un problema

 

Las ciudades han de ser conscientes sobre su proyección y su presente. Y han de hacerlo con los derechos y deberes que se hallan escondidos entre lo oficial y lo políticamente incorrecto.

Hay más de una generación de artistas de A Coruña que han visto como una determinada política cultural (efectiva y con un beneficio indiscutible para todos los estratos sociales) no tuvo entre sus bondades permitir el paso de proyectos que se encuadraban fuera de los cánones de la lazada de la inauguración o del snobismo provinciano de pensar que un ensayista de Madrid aportaba más dignidad que los versos de Carlos Oroza.

Lo que hoy conocemos como alternativo no deja de ser incluso algo rancio si pensamos en las noches de los 80 del Patacón de A Coruña, o las primeras vidas y locuras del Bar de Juan antes de que Monte Alto fuese el soho herculino.

Pues bien, la Insumisa (ese colectivo que resiste como el único soplo de meneo del sistema) es una manifestación naif y casi sin aire que ha ocupado un espacio público con el único objetivo real de llamar la atención sobre algo tan necesario como natural: cuando estamos llenos de ideas y voluntad, se hace necesario visualizarlo para ver los frutos.

Hay una legislación que lo impide y políticas abyectas que desconocen que la creatividad se manifiesta, en los sistemas organizados, por vías de escape inesperadas. Es poco inteligente diseñar una estrategia de acoso y derribo de la Insumisa. Es poco beneficioso para la comunidad de jóvenes, que encuentran la necesidad de abrir un ventanuco a hechos diferenciales, que se trate de periclitar la iniciativa con el as de la baraja que otorgan los fondos de remodelación de las instalaciones.

Por supuesto que ahora han de irse de ese entorno y que habrá que acometer las obras oportunas (como si para esta ciudad desde Madrid no hubiesen encontrado nada más urgente que rehabilitar un edificio sin uso definido). Y por supuesto que hemos perdido una nueva oportunidad de escuchar el aliento de creadores y activistas locales que están desempeñando su papel: reclamar, desde una actitud ya bastante testada y conocida, audiencia para amar lo diferente, analizar el presente y sacudirnos los complejos.

Siempre que una sociedad ha evolucionado ha sido transgrediendo en alguna medida la norma y dando voz al que tienes a tu lado porque es el que mejor conoce el tramo de carreteras para salir al futuro.

Por favor, no hagamos un problema en donde tenemos un altavoz para recoger ideas. En esto consiste, algunas veces,  ser progresistas.