Un Dépor a medio hacer se ve superado por un contundente Oporto (4-0)

Imagen de Gabriel Lamela
Autor: Gabriel Lamela / Fecha: Dom, 30/07/2017 - 23:12 / Etiquetas: deportivo, Deportivo de la Coruña, depor, Oporto
Foto: R.C.Deportivo de la Coruña

Primera derrota del Deportivo en su pretemporada 2017/18 ante un Oporto que presentaba al equipo ante su afición, en un Estadio do Dragão que se llenó hasta los topes para presenciar el encuentro.

Once inicial

En esta ocasión fue Rubén el encargado de proteger la portería blanquiazul de inicio; Albentosa y Sidnei se hicieron con el centro de la defensa, con Juanfran y Luisinho por las bandas; la pareja en el pivote estuvo formada por Mosquera y Guilherme, con Fede Valverde jugando unos metros por delante como enganche; las bandas quedaron en manos de Bakkali y Bruno Gama; Andone ocupó la posición de delantero centro.

Primera parte

Empezó el partido con ganas y bien plantado el Deportivo, con una ocasión ya en el primer minuto, un disparo de Andone que Casillas detuvo sin mayores problemas. Sin embargo, no tardó el Oporto en imponer su control, llevando la iniciativa y firmando las mejores ocasiones. La primera clara fue en un remate de cabeza a la salida de un córner que atajó Rubén en una buena muestra de reflejos. En el minuto 13 llegaría el primer tanto para los portugueses, Brahimi se deshace de su marca y pone un pase al segundo palo que se pasea por delante de la portería. El remate de Corona impacta en el palo, pero Aboubakar recoge el rechace y golea a placer, dejando en evidencia la fragilidad defensiva de los coruñeses.

El Oporto se hizo entonces todavía más dueño del encuentro, con un Deportivo que no lograba asociarse con acierto en ataque y se veía superado continuamente por un equipo de mayor nivel. En el minuto 27, Albentosa se tuvo que retirar con molestias en su pierna derecha, dando entrada al suizo Schär. Poco después llegaría una buena ocasión para los herculinos, buena presión de Mosquera que permite a Bruno Gama aproximarse al área rival y disparar, Casillas envía a córner. El Deportivo parecía despertar y tuvo a continuación sus mejores minutos de la primera parte, con buenas jugadas y ocasiones rematadas por jugadores como Andone o Bakkali, que sin embargo no lograron perforar la meta portuguesa. Sería en cambio el Oporto el que ampliaría la ventaja con otro remate de Aboukabar, esta vez en posición dudosa.

Segunda parte

En el segundo tiempo el Dépor pudo encontrar más espacios en ataque, pudiendo acercarse más y mejor a la portería rival, aunque sin lograr disparos entre los tres palos. El Oporto se había relajado, pero siguió consiguiendo buenas ocasiones, con algún disparo que hizo trabajar a Rubén. En el minuto 54 llegaría el tercer gol de los portugueses. El Dépor sufría para sacar el balón jugado desde atrás, Sidnei se vio rodeado en defensa y se deshizo del balón de forma imprudente. Corona recuperó la pelota sin problemas y se internó en área deportivista sin oposición, superando a Rubén y poniendo el 0-3 en el electrónico.

El Dépor realizó sus cambios en dos tandas, una en el minuto 64 y otra en el 77, Arribas ocupó su puesto como central al lado de Róber, Gerard Valentín y Navarro se hicieron con los laterales; Expósito y Guilherme formaron el pivote, con Çolak en la mediapunta; Bicho y Cartabia se colocaron en las bandas; Borja Valle pasó a ser la referencia en ataque.

Los coruñeses se hicieron con el control de la pelota y continuaron acercándose a la meta del Oporto, ganando varias veces la línea de fondo y ejecutando algún disparo lejano, pero sin lograr ninguna ocasión clara. Parecía que los portugueses se contentaban con mantener el resultado, y ofrecían la iniciativa a un Deportivo que no sabía aprovecharla. Llegaría de todas formas el cuarto gol del Oporto en el minuto 87, tras una desgraciada jugada, en la que el empeño por sacar la pelota jugada se volvió nuevamente en contra de los herculinos. Rubén hace un pase peligroso a Róber, con los rivales presionando arriba, el central se deshace de la pelota, asistiendo sin querer a Marega, quien aprovecha la coyuntura para anotar el definitivo 4-0.

Conclusiones

El Deportivo dio una imagen pobre en O Dragão, la de un equipo aún muy verde para disputar competición oficial, la de un conjunto que todavía necesita rodaje y algún que otro fichaje para ganar consistencia. Lentos y poco imaginativos en la asociación, los herculinos sufrieron para salir con el balón jugado desde atrás, especialmente en la primera parte, donde el dominio del Oporto fue más contundente. Incluso cuando el equipo pudo encontrar huecos y estirarse, las ocasiones no fueron rematadas con la convicción o certeza suficientes como para llegar con claridad. El partido se fue muriendo poco a poco, y los coruñeses fueron sentenciados con dos goles en la segunda parte que castigaron dos pésimas decisiones de una defensa empeñada en sacar el balón jugado.

Hubo algunos destellos de esperanza, a pesar de todo. Luisinho se estrenó como capitán y llevo a cabo un buen encuentro, atento en defensa y con decisión a la hora de salir al ataque. Rubén tuvo un par de buenas intervenciones, que salvaron al equipo en momentos clave, pero el cancerbero empañó su actuación con saques en largo defectuosos y la desafortunada jugada que dio lugar al 4-0, desperdiciando quizá sus opciones a una candidatura a la titularidad. Gerard Valentín demostró una vez más ser una buena opción para el lateral derecho, exhibiendo su velocidad y desborde. Andone, como de costumbre, sigue aportando compromiso y lucha a un equipo que le necesita, sobre todo cuando las cosas no van bien, el delantero se fajó una y otra vez con la defensa rival, presionando y buscando ocasiones en todo momento.

En definitiva, un partido gris de los blanquiazules, que no lograron atacar con la suficiente contundencia, dejando la sensación de que el equipo aún está a medio hacer. Esta es, sin embargo, la primera derrota del Deportivo en lo que va de pretemporada, y se ha producido ante un equipo clasificado para jugar en Champions. La siguiente cita del Dépor será el próximo jueves 3 de agosto en el Carlos Tartiere, ante el Real Oviedo, de segunda división.