Todavía queda esperanza (2-3)

Imagen de Gabriel Lamela
Autor: Gabriel Lamela / Fecha: Sáb, 14/04/2018 - 23:59 / Etiquetas: Deportivo de la Coruña, depor, CORUNA, LA LIGA, Athletic Club

Partido difícil e importantísimo para mantener viva la esperanza de la parroquia deportivista el que se disputaba hoy en San Mamés ante un Athletic que no ha tenido una buena temporada, pero que venía de ganar en el Madrigal ante el submarino amarillo.

Primera Parte

Empezaron los dos conjuntos un poco fríos, tanteándose el uno al otro sin generar mucho peligro, pero no tardaron los gallegos en desequilibrar el resultado con su primera ocasión clara. En el minuto 5, Lucas saca un corner al corazón del área, donde Schär remata de cabeza y la deja perfecta para Adrián, que con otro cabezazo consigue batir a Kepa por bajo. A partir del gol, el Deportivo se vendría arriba y comenzaría a ejercer un dominio bastante consistente arriba. Tanto es así que a punto estuvo Adrián de anotar el segundo con un remate dentro del área que se acabó marchando fuera. Sería en el minuto 14 cuando el asturiano tendría su oportunidad para firmar el doblete, Lucas hace un pase bombeado que Borges pica de cabeza al área pequeña y allí remata el '15' a gol, 0-2. 

Ni en los mejores pronósticos podría haberse anticipado que los gallegos fueran a ir ganando por dos tantos antes del primer cuarto de hora, pero así fue. Los vascos reaccionaron y empezaron a presionar más la salida de balón de los de Seedorf, generando también más peligro cerca de la puerta de Rubén. Aún así los blanquiazules no se arrugaron, y al filo del descanso pudieron poner el tercer gol en el electrónico, después de una larga posesión, un pase en largo permitió a Lucas ponerse mano a mano con el portero, a éste lo libró bien el de Monelos, pero la pelota se le trabó y dudó a la hora de rematar, permitiendo el despeje de la defensa cuando la portería era toda suya.

Segunda Parte

Historia muy diferente la de la segunda mitad, después de unos primeros 45 minutos muy tranquilos, el Deportivo volvió a sufrir muchos de los males que lo han llevado a la posición que ocupa actualmente en la tabla clasificatoria. Ya en el '46 Raúl García remata solo a saque de esquina tras un error en la marca de Schär, metiendo a los bilbaínos de lleno en el partido. Poco más tarde el propio García volvería a asestar un nuevo golpe en forma de gol, aprovechando la indecisión de Rubén en la salida, pero sería anulado por una falta en ataque a Albentosa un tanto estricta. 

No dejarían de intentarlo los coruñeses, que cuando más probable parecía el empate lograron el tercero con una buena jugada por la banda, Lucas da un pase al área y Borja Valle remata in extremis, superando nuevamente al cancerbero vasco. El Dépor volvía a tener la sartén por el mango. Los de Seedorf supieron gestionar la ventaja, dándole tranquilidad a la circulación del balón y ejecutando algún ataque puntual con cierto peligro. Pero en el minuto 71 volvería a ponerse difícil el panorama con un gol olímpico de Susaeta que Rubén se traga por completo, y que fue precedido de una falta sobre Valle que el árbitro no ve. El resto del partido fue un tenso acoso y derribo de los locales, que tuvieron a los herculinos contra las cuerdas. 

Conclusiones

No hubo tiempo para más, y menos mal, porque los de Bilbao estaban buscando el gol con ganas y parecía cuestión de tiempo que cayera el empate. El conjunto blanquiazul firmó un partido irregular, con una primera mitad en la que fueron muy superiores y un segundo tiempo en el que las prisas y los nervios les jugaron una mala pasada, y a punto estuvieron de echar por tierra el buen trabajo llevado a cabo. Lo más positivo es que el Deportivo está 3 puntos más cerca de la salvación, aunque esta todavía parezca lejana, lo negativo llega con la lesión de Adrián, que después de firmar su doblete tuvo que ser cambiado al descanso.

Los coruñeses han cumplido con su misión, pero aún queda mucho para lograr el objetivo de la permanencia y hay que tener en cuenta que su mala temporada los ha llevado a no depender de sí mismos. La mejor forma de seguir avivando ese fuego de la esperanza sería consiguiendo una tercera victoria consecutiva, esta vez en casa ante el Sevilla, contra el que jugarán el próximo martes 17 a las 19:30.