El Celta celebra su Navidad en Riazor (1-3)

Imagen de Gabriel Lamela
Autor: Gabriel Lamela / Fecha: Sáb, 23/12/2017 - 21:54 / Etiquetas: CORUNA, depor, deportivo, celta, onosoderbi
Fuente: La Liga

Llegaban los dos equipos con mucha necesidad de ganar al partido de hoy, ambos ansiosos por alejarse de los puestos de descenso. A la necesidad se le sumaba el orgullo, nadie quiere perder un derbi, aunque no se necesiten los puntos. Se preveían, por tanto, unos 90 minutos de intensidad y mucha tensión. 

Primera Parte

Pues ni intensidad ni tensión se encontraron los vigueses en Riazor, un Deportivo muy nervioso y con poca garra se arrastró por el terreno de juego hasta que el Celta encontró sin mucho esfuerzo la primera ocasión del partido, y con ella el primer gol. Sisto cuelga un balón al segundo palo y Wass remata sin oposición para firmar el 0-1 en los primeros 3 minutos. Los celestes decidieron levantar el pie del acelerador y dejaron que los locales se hicieran con el balón y la iniciativa del juego. Los blanquiazules se asomaron entonces por las inmediaciones del área rival y empezaron a generar ocasiones, pero como viene siendo costumbre, no fueron capaces de finalizar con acierto sus jugadas, haciendo trabajar muy poco a Rubén Blanco. 

Cuando parecía que el Dépor podía dar con una respuesta en forma de gol, mientras los de Vigo se dedicaban a tocar sin peligro y perder el tiempo, llegó el segundo de los visitantes. Sidnei comete un error descomunal, prolongando un balón hacia atrás (como si fuera un delantero más del Celta), Maxi Gómez se hace con la bola ante Schär y corre hacia la portería coruñesa, pase al segundo palo y Iago Aspas remata a placer en el minuto '39. Hubo tiempo para una reacción, pero el Deportivo no la encontró, los de Parralo se fueron al descanso medio groguis.

Segunda Parte

No se notó demasiado el paso por vestuarios, ya que el panorama siguió siendo el mismo. El Celta jugaba a medio gas, pero eso parecía ser suficiente para mantener a raya a los blanquiazules. Poco tardó en llegar el tercero de los celestes, esta vez de falta directa, un golazo de Aspas que coloca el balón cerca de la escuadra y que Rubén no es capaz de interceptar, 0-3 y los ánimos a ras de suelo en entre los herculinos. La reacción llegó, mal y tarde, pero llegó. Tras una jugada atropellada y poco clara en el área del Celta, Andone se encuentra una pelota sin dueño que remata a bocajarro y maquilla el resultado, 1-3. Aun pudieron los vigueses hundir todavía más a la parroquia blanquiazul, cuando Maxi Gómez envió un remate de cabeza al larguero, pero el electrónico no volvería a moverse, con un Dépor sin ideas y con un Celta que ya estaba pensando en el turrón de Nochebuena.

Conclusiones

Terrible partido de los blanquiazules, que no solo cosechan un mal resultado ante el eterno rival, sino que ofrecen un pésima imagen, caracterizada por la pasividad y los errores defensivos. Esta vez no se salva nadie, Lucas firmó un partido para olvidar, que pone en duda su hasta ahora incuestionable titularidad; Sidnei tuvo una actuación bastante buena, pero totalmente empañada por sus errores atrás, especialmente el que dio origen al segundo gol; Carles Gil se hizo con el timón del equipo, sobretodo en el segundo tiempo, pero no fue capaz de darle verticalidad al conjunto; Adrián crea cierto peligro, pero perdió muchos balones y desperdició varios acercamientos al área rival; Guilherme sigue en su particular mala racha, mientras Borges hace lo que puede para mantener la solidez del mediocampo; Juanfran es el paradigma de la torpeza en ataque y la desidia en defensa; Luisinho tiene la garra que le falta a la mayor parte de los otros, pero no tiene suficiente efecto en el juego del equipo como para importar; Schär no tuvo su mejor día y Rubén hoy tiene derecho a echarle la culpa a su endeble defensa.

Un desastre que llega en el peor momento del año, antes de las Navidades, ante el Celta y cuando era necesaria una victoria para salir del descenso. Cristóbal Parralo empieza a ser cuestionado y el equipo no tendrá oportunidad para despejar las dudas hasta después del parón, cuando tendrá que enfrentarse a dos conjuntos que juegan en otra liga: Valencia y Villarreal.

Solo queda mirar al frente y tratar de olvidar este despropósito, habrá que rezar para sacar algún punto de los próximos encuentros. El próximo duelo será en el Madrigal ante el Villarreal, el próximo domingo 7 de enero a las 18:30.