Entrevista a Lucía Torres Rosende: “En la vida diaria querrías escaparte para pintar, pero estás disimulando”.

Autor: Carmen Grimaldi / Fecha: Dom, 20/05/2018 - 21:42 / Etiquetas: Entrevistas, cultura, Cultura A Coruña, Exposiciones
exposicion lucia torres rosende

La historia de esta artista se inicia en A Coruña, donde nació, y navega en viaje de ida y vuelta hasta Santa Cruz de Tenerife, donde se crió y comenzó su trayectoria profesional. La luz y el sonido del mar forman parte ineludible de su obra, pero también las estampas de la Galicia interior, paisajes en los que se encuentran parte de sus raíces a través de los sonidos y los olores.

Ahora, después de 25 años de carrera, expone una selección de 16 de sus obras más representativas en el ciclo de exposiciones “Law and arts”, que organiza Navarro Abogados y Asociados dentro de sus instalaciones situadas en el Cantón Grande.

Nos sentamos con la artista, Lucía Torres Rosende, para conocer los distintos caminos por los que ha desarrollado su arte caminos que la llevan desde la vocación, a la formación y que desembocan ineludiblemente en la experiencia. Artista, restauradora y profesora de pintura en AIND.

- ¿Qué artistas influyeron en el comienzo de tu carrera?

- Todo en general. Todo a lo que tienes acceso. Es verdad que cuando vives en Canarias, el aislamiento es obvio. El acceso a la cultura depende de que lo traigan o de que puedas salir. Más allá de que leas o de que te formes.

Cuando empiezas a ver obras directamente, eso sí que te marca. Yo, por ejemplo, recuerdo ver el Guernica por primera vez. Creo que es una obra que a todo el mundo le marca. Alguien que tenga vocación y que no lo haya visto antes, cuando lo ve es...apabullante. Por mucho que tengas toda la información, hay dimensiones que se te escapan, no sabes la sensación que te va a provocar. Creo que hay obras que son como... el que nunca ha visto el mar y de repente lo ve.

- Ya que sacas el mar, ¿Cuánto de importancia el mar en tu obra? Porque sí que hay series a lo largo de tu trayectoria dedicadas a él.

- Yo creo que el hecho de criarte en una isla. Es el horizonte que tienes, allí donde se acaba el mar.

- Entonces, ¿Tenerife pesa mucho?

- Sí, en general el paisaje en el que creces y al que te vinculas es importante.

- Y ¿Cómo te vinculas con el mundo gallego? Dentro de que gran parte de tu corazón está en Canarias.

El primer recuerdo de cuando era pequeña y a la hora de elegir también lo que voy a pintar: de Canarias es la luz y de Galicia no tanto la luz, como el olor.

- ¿El olor?

- El olor de la lluvia, el olor del campo, esos olores que te sacuden al llegar. Están relacionados con los recuerdos, aquí he pintado más a personas, que paisajes. Como si relacionara cada etapa con un sentido. El olor se puede representar en pintura.

- ¿Un retrato como “Avoa” te lleva a ti a un recuerdo y a un olor?

- Sí, al olor de la casa de mi abuela, de la lareira, de la leña, del campo,

- Tanto “Gaiteiro” como “Avoa” son especialmente oscuros, ¿Tiene algo que ver con la representación del olor?

- Y de la lluvía. En estos cuadros no solo evoco el olor, también el sonido de la lluvia a través de dar veladuras sobre veladuras, aguar la pintura. Mi abuela era así.

- ¿Cómo?

- Mi abuela era así. Mi abuela iba vestida de negro, usaba pañuelo. Se parece relativamente, al final termina siendo como una mezcla de imágenes de las mujeres de mi familia.


avoa y gaiteiro Lucía Torres Rosende

- ¿Cómo te enfrentabas al principio de tu carrera al momento creativo?

- En realidad, siempre estás aprendiendo y poniéndote a prueba. Pones a prueba tu habilidad y aprendes de otros artistas y una manera de interioridad lo que hacen otros artistas es pasar por el mismo proceso.

- Leyendo tu biografía, dices que en tu voluntariado en la casa cuna de Tenerife entras en contacto con la obra pictórica. ¿Cuánto le debe Lucía a ese momento como artista?

- Entro en contacto no con la obra pictórica, sino con la función que puede llegar a tener una obra. Hasta ese momento no sabía muy bien qué podía hacer con el arte, más allá de que me resultaba placentero. Hasta que me encontré una obra dentro de una realidad cotidiana en la que pude leer algo.

-¿Qué leíste?

Era un mural grandioso, me llamaba la atención que alguien hubiese estado allí, lo hiciese y saber por qué lo hizo. Empiezas a tirar del hilo y preguntas y te cuentan que el autor donó la obra y comienzas a descubrir que tiene una función más allá de lo aparente.

- Con este descubriendo de la función que el arte puede tener en la vida cotidiana es, ¿cuando decides que te vas a dedicar a crear?

Yo creo que ya lo llevaba un poco dentro. Lo único que sabía es que tenía la necesidad de que alguien me dijese si valía para eso o no.


Manos Lucía Torres Rosende

- Además de crear tus propias obras, te dedicas a la enseñanza. ¿En tu experiencia como profesora en el centro penitenciario de Texeiro o en la Asociación para la Integración de la Discapacidad puedes destacar un momento verdaderamente inspirador?

Yo creo que tampoco es un momento. Es en general. Si tú consideras que lo que estás haciendo resulta beneficioso y hay algo bueno detrás. Hasta cierto punto consigues que cosas más o menos normales queden presentadas de una manera más brillante.

A cualquiera que trabaje con la belleza, le pasa eso. Llega un momento que como te tienes que entregar, en esa entrega sabes que estás consiguiendo el máximo dentro de las situaciones que se presenten.

- ¿Qué es lo más difícil para un artista?

Pues que muchas veces te encuentras en situaciones de la vida diaria en donde en realidad querrías escaparte para pintar, pero estás disimulando. Tienes la sensación por dentro de que tienes menos tiempo en la vida para pintar.

Quizás, por eso, parece que nunca vivimos en el tiempo en el que se está o en el que va la mayoría.

- El paso a lo conceptual, ¿cuándo lo das? ¿o no existe ese paso?

- Mi generación, por la educación que ha recibido, tiene que dar ese paso. Tienes que ser actual, tienes que estar en el presente. La realidad es que para entenderlo tienes que pasar por el pasado.

Cuando empiezas a afrontar cualquier pintor que haya tenido una carrera larga, te das cuenta de que tienes que empezar por el origen, haber entendido a enfrentarte a hacer una técnica, ver los problemas que te da esa obra, por qué caminos llegas más rápido, qué quieres transmitir, qué es lo que estás viendo, qué es lo que ven los demás. Te tienes que poner en todos los puntos de vista para poder decir: Ahora estoy diciendo lo que quiero decir de la manera en lo que lo quiero decir.


Lucía Torres Rosende exposición en Navarro Abogadosy asociados

- ¿Antes de enfrentarte a una obra, te enfrentas a contar una historia?

- Sí, pero tienes claro que desde tu óptica. Y con eso aceptas la crítica y el pelearte con tu propio ego. A medida que pasa la vida, tu identidad y tu realidad artística se hace más compleja. Cada vez eres más poliédrica.

- Ya que te dedicas también al mundo de la enseñanza, ¿Qué recomendación le harías a una persona que siente la vocación de dedicarse al mundo del arte? Consejo práctico o espiritual.

- Dar consejos es complicado. Yo no he tomado todos los que me han dado. Al final, en cualquier aspecto de la vida tienes que buscar tu camino. El que tiene una habilidad, sabe que la tiene. Y si eres valiente apostando por eso, yo creo que te compensa. A mí me compensa.