3 mitos sobre el desahucio por impago de alquiler

Autor: Coruña Hoy / Fecha: Jue, 12/12/2019 - 16:10 /

Usted posee un inmueble que ha adquirido con el sudor y sacrificio de muchos años de trabajo. Por distintas circunstancias decide alquilarlo y encuentra unos inquilinos interesados en habitarlo. Su relación con ellos comienza con buen pie, pero al cabo de unos meses le dejan de pagar el alquiler y, a pesar de advertirles, el asunto no tiene arreglo. Finalmente, le dicen que no va a poder echarlos en años porque poseen un bebé recién nacido. ¿Hay alguna solución posible? ¿Qué hay de cierto en afirmaciones como esta?

El desahucio es uno de los asuntos más controvertidos del derecho inmobiliario. Son muchos los abogados especialistas en el sector que reciben llamadas de propietarios asustados. El motivo suele ser común: unos inquilinos morosos no quieren abandonar el inmueble y, para ello, se amparan en una serie de premisas como las que a continuación se pondrán en tela de juicio. 

Eduardo Fernández-Fígares ha logrado como abogado más de 400 desahucios por impago de alquiler en toda España. Con su experiencia, expone cuáles son algunos de los mitos más comunes que se ha encontrado en sus años de trabajo.

Mito 1. No se puede desahuciar si hay niños

“Muchos inquilinos que han dejado de pagar tienen la creencia de que como tienen niños no van a poder desahuciarles y no es extraño que esta idea llegue a oídos del propietario”, explica inicialmente Fernández-Fígares. “La realidad es que la presencia de niños nunca va a impedir que se produzca un desahucio, pues se iría contra el derecho a la propiedad privada”, prosigue.

“Los niños tienen derecho a ser protegidos, por supuesto, pero no a costa de la propiedad privada del propietario. Son los poderes públicos, por tanto, los que tienen que hacerse cargo de la situación, a través de los servicios sociales, ayudas, etc.”, apunta el jurista como solución a esta encrucijada. 

Tal es así, que el desalojo no se realizaría hasta que los servicios sociales determinen qué se puede hacer. Este hecho podría retrasar en días o semanas el proceso, pero en ningún caso lo imposibilitaría, como erróneamente se cree.

Mito 2. Sin recoger la demanda no hay desahucio

Para el especialista este es otro error bastante frecuente. Ante la pregunta de si se puede desahuciar a un inquilino que no recoge la demanda la respuesta es afirmativa: “En un proceso de desahucio es necesario que al inquilino se le notifique la demanda para que comiencen a contarse los 10 días de plazo que tiene el inquilino para oponerse a ella”, explica como premisa inicial a seguir en cualquier procedimiento.

A partir de ahí surgen dos vías. Si se le logra notificar en la vivienda arrendada, el plazo empieza a contar; mientras que si no se consigue, el juzgado inicia una averiguación domiciliaria rastreando los inmuebles que estén asociados al DNI del inquilino. El objetivo final es que la notificación llegue a alguno de los domicilios conocidos del arrendatario.

Pero, ¿qué pasa si finalmente no se puede notificar la demanda en ninguna de las viviendas conocidas? Fernández-Fígares responde: “En tal caso, la demanda se colgará en el tablón de anuncios del juzgado y el día que se cuelgue será el primero del plazo que tiene el inquilino para oponerse. Una vez transcurran los diez días, el arrendatario no podrá oponerse y el juez dará por terminado el proceso y ordenará el desahucio”.

Así que podría darse la situación de que el inquilino nunca se llegue a enterar de que le han demandado y, aún así, el desahucio se produzca.

Mito 3. No hace falta abogado y procurador si la deuda es inferior a 2.000 euros

Este mito surge, tal y como afirma el especialista, al confundir el procedimiento que conlleva cada demanda. Pues no es lo mismo reclamar sólamente la renta y/o suministros, que también solicitar el desahucio. Además este supuesto afecta tanto a la parte demandante como a la demandada.  

“La ley dice que si se reclaman rentas de alquileres inferiores a 2.000 euros, no es necesario que el propietario ponga su demanda con abogado y procurador, sino que lo puede hacer por sí mismo”, aclara el abogado. Aunque a continuación matiza: ”Esto es solo si lo único que se reclama son rentas y/o suministros”.

Un supuesto que cambia bastante si, además de las rentas impagadas, el propietario solicita el desahucio. “Entonces sí que es necesario que la demanda, y todos los escritos del procedimiento, vayan firmados por abogado y procurador”, comenta, y añade para concluir: “Esto es así para el propietario, y para el inquilino si se quiere oponer a la demanda”.