La importancia del seguro de Responsabilidad Civil para tu empresa

Autor: Coruña Hoy / Fecha: Jue, 22/11/2018 - 20:34 /

 


Cuando te embarcas en una aventura profesional, ya sea como autónomo o como empresa, debes saber que estás expuesto a unos riesgos que por mucho que queramos, son difíciles de evitar. Por eso, se estableció la obligatoriedad del seguro de Responsabilidad Civil, que nos protege de los daños que podamos causar a terceros en el ámbito relacionado de nuestra actividad empresarial.

¿Qué cubre mi seguro de Responsabilidad Civil?

Al igual que en el mundo de los seguros de coches o motos, en este tipo también existen diferentes tipos de coberturas. Por lo que dependiendo de qué póliza contrates puedes tener cubiertas o no cierto tipo de garantías:

  • •    Responsabilidad Civil de explotación: es como el daño a terceros incluido en los automóviles, trasladado al Seguro Responsabilidad Civil. Cubre los daños accidentales que podamos ocasionar a terceras personas en el desarrollo de nuestra actividad profesional.
    Por ejemplo, un cliente que resbala en mi bar porque hay grasa de comida en el suelo, o si descargando algo de mi furgoneta de reparto causo daños a otro vehículo.
  • •    Responsabilidad Civil patronal: en una empresa donde tengo contratados empleados, esta cobertura me respaldará en caso de tener que pagar una indemnización en un accidente en el que no se hayan respetado, por ejemplo, la prevención de riesgos laborales.
  • •    Responsabilidad Civil inmobiliaria: cuando somos los propietarios del local donde se encuentra la empresa, nos cubrirá los daños que podamos ocasionar a los vecinos en caso de incendio, filtraciones de agua u otros contratiempos.
    Si no somos los propietarios, pero estamos alquilando el local, existe también la modalidad locativa, que cubre los mismos supuestos a terceros, pero también los propios en caso de que ocurra algo al local del dueño.
  • •    Responsabilidad Civil de productos: cubre los daños que los productos que fabricamos o vendemos realizan a otras personas/clientes.
  • •    Responsabilidad Civil de daños a bienes confiados: cubre cualquier tipo de daño que sufra en nuestras instalaciones otros aparatos o máquinas dispuestos por terceros, como podría ser una máquina de vending que está en nuestra oficina o una máquina alquilada en un taller para un trabajo en concreto.
  • •    Responsabilidad Civil post trabajo: se aseguran los daños derivados de fallos en alguno de los productos que hemos fabricado, instalado o reparado. Por ejemplo, tras la instalación de un cuadro eléctrico por parte de un electricista, se produce un incendio por un fallo en dicha instalación.

Estas son sólo algunas de las coberturas más habituales, aunque dependiendo de la correduría de seguros, podremos encontrar muchas más, que podremos contratar a la hora de firmar nuestra póliza.

Seguro de Responsabilidad Civil para administradores y directivos

En los últimos años, las personas con altos cargos y grandes responsabilidades en las empresas están viendo la necesidad de contratar un seguro que les cubra ante reclamaciones o quejas de sus accionistas o incluso empleados.

Es un hecho que los juicios por este tipo de reclamaciones han subido más de un 50%, por lo que estos mandatarios recurren a ellos para evitar disgustos. Este tipo de seguros cubre su patrimonio personal, así como el de su conyugue, aportando tranquilidad para que éste no peligre en ningún momento.

Estos seguros siguen cubriendo al tomador un tiempo después de haber cesado en su actividad profesional, ya que se dan casos en los que la demanda pudiera llegar tiempo después de la jubilación y la finalización de la póliza.

Asesoramiento profesional para contratar un seguro de estas características

Como se puede comprobar, al ver todas las variedades y diferentes tipos de pólizas posibles, es recomendable dejarse aconsejar por profesionales que se preocupen y sepan las necesidades de una empresa o autónomo a la hora de contratarla.

El hecho de desarrollar una actividad profesional, en una sociedad que cada vez es más exigente y competitiva, a la vez que sabe luchar por sus derechos, lleva aparejado el nacimiento de importantes responsabilidades para los profesionales. El mejor en cualquier campo no está libre de recibir una reclamación, por el solo hecho de desarrollar su actividad.

La aparición de unas nuevas normas sobre responsabilidad civil, que cada vez tienen un carácter más riguroso contra el causante de los daños, y por tanto más favorable para la obtención de reclamaciones económicas para las víctimas, precisa de un instrumento como el seguro para obtener la financiación de las indemnizaciones que deben satisfacerse.

 

Si estás a punto de embarcarte en una nueva aventura empresarial, ya sea constituyendo tu propia pyme o como autónomo, ten en cuenta todas estas posibles variables para contratar un seguro de Responsabilidad Civil que pueda cubrir todas las futuras necesidades de tu negocio. Y, sobre todo, déjate aconsejar por profesionales del sector que te ayudarán a que no tengas que arrepentirte de no haber pensado en alguna cobertura.