Claves para salir de la depresión

Autor: Coruña Hoy / Fecha: Lun, 19/02/2018 - 10:21 / Etiquetas: depresión

 

La depresión es una enfermedad que muchas personas sufren a lo largo de su vida. No es simplemente estar triste, sino que en ella se dan una serie de síntomas y de consecuencias claras que no son fáciles de superar, provocando mucho sufrimiento en quien las padece.

Recibir ayuda contra la depresión

Si estás especialmente irritable, te cuesta mucho dormir, tu apetito ha cambiado mucho y ha hecho que hayas perdido o ganado mucho peso, te sientes cansado sin motivo o sientes odio y rechazo hacia ti mismo, es posible que sufras una depresión o que estés entrando en ella.

Lo primero que hay que hacer es valorar con seriedad y detenimiento si lo es o no. El diagnóstico es muy importante, ya que tener alguno o varios de esos síntomas no significa necesariamente que la estés sufriendo. Simplemente, hay rachas en la vida en la que se dan por otros motivos.

En estos casos lo mejor es acudir a un terapeuta que te ayude a liberar bloqueos como los que tienes. Es importante hacerlo en un sitio con experiencia en el que te den el trato que te mereces, como es Gestalt Valencia , que podrá diagnosticar claramente cuál es tu estado.

Si efectivamente sufres una depresión, es fundamental que te dejes ayudar. Esto puede parecer sencillo, pero no lo es en absoluto. El odio hacia uno mismo provoca un sentimiento de no merecer ayuda, y eso es algo contra lo que hay que luchar como primer paso para poder curarte.

La ayuda de profesionales expertos que estén acostumbrados a tratar casos así es muy valiosa, y hace que puedas recibir un punto de vista externo a ti y profesional de alguien objetivo. Esto es muy necesario para dar los primeros pasos hacia conseguir salir de ella.

Cuando alguien comienza a entrar en un estado así la familia suele querer ayudar, con la mejor intención, pero a menudo consiguen lo contrario. Posiblemente te haya pasado ya que tus seres más queridos no paran de darte consejos y de hacerte comentarios que te hieren aún más.

Esto es algo lógico, ya que para quienes no son profesionales la depresión es difícil de entender, y aún más lo es interiorizar que a veces la ayuda bienintencionada no solo no sirve a quien se encuentra deprimido, sino que puede llegar a reforzar sus sentimientos de culpa.

Curar la depresión es posible

Lo único bueno que tiene la depresión es que se puede salir de ella. Esto es algo difícil de ver para quien la sufre, porque uno de los sentimientos normales en ella es el de pensar que es un estado crónico del que es imposible deshacerse.

Pero sí que se puede acabar con ella. No es fácil, y se trata de un proceso largo y duro en el que poco a poco irás dando pasos hasta poder llegar a dejar de sentir todo lo que te está haciendo daño. Eso hará que haya un antes y un después en tu vida y que vuelvas a ser feliz.

Las sesiones de terapia pueden ayudar mucho a curar la depresión, ya que su eficacia está demostrada. Un proceso depresivo es algo reversible, siempre y cuando se den los pasos adecuados y se solicite ayuda para poder llegar al punto en el que queremos.

El bienestar y la felicidad deben ser siempre objetivos prioritarios en nuestra vida, y está claro que una depresión nos impide estar felices y bien. Por eso, todo el esfuerzo que hagamos para salir de ella, estará bien empleado si conseguimos hacerla desaparecer y volver a tener una vida normal.

El tiempo que se tarda en llegar a curarse depende de cada persona y de cada situación. Los primeros síntomas de curación comienzan desde muy pronto, ya que habrá ciertos pequeños hábitos que el paciente irá mejorando en su día a día sin apenas darse cuenta.

Ducharse con más frecuencia, prepararse el desayuno, dedicar algo de tiempo a leer o cuidar más su imagen son pequeños pasitos que se van dando que señalan que se está en el buen camino. Es cierto que a veces el propio paciente no los percibe, pero su entorno sí lo hace.

A veces, quien comienza un tratamiento contra la depresión quiere estar curado totalmente en seguida, y eso le hace no valorar estos pequeños pasos que va dando en ese camino. Es algo normal, ya que la impaciencia suele ser un elemento común al comenzar.

La curación total no es algo rápido, pero no debe dilatarse eternamente. Si se van dando los pasos adecuados y se van quemando las etapas lógicas que toda cura de la depresión tiene, la consecuencia lógica de todo ello será acabar curándose completamente, cuando estés preparado para ello.

Como ves, es un estado del que se puede salir por completo. Si estás en él, o piensas que algún ser querido lo está, lo mejor es que busques ayuda profesional y te pongas hoy mismo a intentar solucionar el problema, porque la solución puede estar más cerca de lo que piensas.