Razones por las que un trípode es imprescindible en la fotografía

Autor: Coruña Hoy / Fecha: Lun, 19/02/2018 - 10:26 / Etiquetas: fotografía

 

La captura de imágenes es un arte que no solo involucra a la cámara y a los filtros que puedan emplearse. Uno de los elementos más importantes para hacer fotografías a nivel amateur o profesional es el trípode.

Son numerosas las situaciones en las que este producto es necesario para reproducir lo mejor de la naturaleza, los deportes, los movimientos o las exposiciones prolongadas.

Un trípode no es más que un soporte con tres patas que se mantienen articuladas y que se utiliza para fijar una cámara de fotos o vídeo.

Los trípodes se fabrican en diferentes tamaños. Los hay grandes para los estudios, que pueden llegar a ser tan voluminosos como un mueble, o los pequeños de mesa para trabajos de menor envergadura.

Los que están diseñados especialmente para cámaras de 35 milímetros, o para formatos medianos, suelen ser de aluminio para ganar en ligereza, durabilidad y resistencia.

Un trípode puede ser de mucha utilidad en diversas situaciones. Al instalar la cámara, esta se mantendrá en una posición fija durante el intervalo que determine el fotógrafo, lo que servirá para jugar con el tiempo de exposición.

Para capturar el amanecer

Todas las cámaras, ya sean réflex o compactas, se comercializan con la rosca para adaptarles el trípode. Entre las situaciones en las que es más necesario este tipo de aparato se puede mencionar el momento de captar el amanecer o el atardecer.

Se trata de una circunstancia en la que la luz escasea, por lo que resulta imprescindible utilizar un trípode y bajar la velocidad de obturación de la cámara. La idea es que la foto salga expuesta correctamente y sin movimiento.

Al usar un trípode, la foto tendrá una mejor definición, ya que no estará implicado el pulso del fotógrafo, ni ningún otro tipo de vibración.

Por lo general, las patas son de goma o nylon, en las que se ocultan espigas para clavarlas en el suelo al trabajar en exteriores o en terrenos irregulares.

Otra situación muy habitual en la que es necesario el trípode es en la captura de panorámicas. Estas se pueden realizar con cámaras de fotos, vídeo o con una cámara réflex que tenga la capacidad de grabar vídeo.

Al utilizar el trípode, será posible efectuar barridos de vídeos horizontales y fluidos. El resultado será mucho más profesional.

Un equipo de fotografía sin trípode es un equipo incompleto. En Internet existen diversos portales que se dedican a su comercialización, como tripode.es, donde es posible comprar trípodes baratos, leer consejos para mejorar las fotografías y saber cuál es el uso específico para los mejores trípodes del mercado.

En este sitio web, el usuario puede revisar un catálogo con los trípodes al mejor precio y estar al corriente de los nuevos productos, como los mini trípodes, los flexibles o las rótulas.

La cabeza donde se sitúa la cámara suele tener una articulación de rótula y diversos movimientos independientes. Este tipo de versatilidad permite mover la cámara con mayor libertad.

La mayoría vienen equipados con una columna central, con la que se puede subir o bajar la cámara sin tener que tocar las patas.

Registrar los halos de luz

A veces, los fotógrafos desean capturar los halos de luz de los coches durante la noche. Para este tipo de imágenes se hace necesario el empleo de un trípode, para tener un mejor control de la exposición, ya que suele ser bastante alto ante la escasez de luz. Sin un trípode, esta técnica es imposible de realizar.

Hay casos, como en la fotografía macro, en los que las mejores imágenes se realizan con uno de estos dispositivos. Captar objetos muy de cerca, como en el caso de los insectos, requiere el empleo de un trípode, pues se deja la cámara fija y se busca el encuadre perfecto sin que la mano se canse.

Cualquier imagen que pretenda recoger el movimiento requiere un trípode, para que las zonas estáticas no salgan movidas. La fotografía de agua también necesita uno de estos gadgets. Ya sea que se trate de ríos o del mar, el efecto seda en el agua se logra mucho mejor con exposiciones más largas.

En la fotografía deportiva es esencial el trípode, ya que la mayoría de los eventos se realizan con movimiento. Así ocurre, por ejemplo, en el fútbol, en las carreras de coches o el atletismo.

Para estos casos, los fotógrafos utilizan equipos más pesados, como los teleobjetivos, ya que permiten captar la acción aun cuando el reportero gráfico se encuentre lejos de la jugada. El trípode ofrece estabilidad mientras soporta el objetivo.

La fotografía es un universo infinito de colores, composiciones y encuadres. Contar con un trípode de calidad permitirá al fotógrafo plantear nuevos ángulos y atreverse a presentar un trabajo más original.