Las familias aumentan su inversión en seguridad durante primavera y verano

Autor: Coruña Hoy / Fecha: Lun, 23/04/2018 - 22:19 /

 

Cuando se acercan de nuevo las épocas de más calor, es cuando las familias más invierten en cuidar a los más pequeños. Especialmente en el caso de las familias primerizas. Cuando llega el momento en el que la temperatura vuelve a ser agradable y las mangas cortas aparecen en nuestro armario, es cuando un mayor número de familias deciden que es el momento de aumentar la seguridad de los más pequeños para que disfruten del calor con protección.

Esto es especialmente notable en el caso de los flotadores de bebé que con cada vez mayor frecuencia se encuentran en las piscinas comunitarias al llegar la época de primavera y verano. Aunque desde luego no es el único modo en el que las familias apuestan por la protección de los más pequeños y pequeñas de la casa.

En términos generales, los productos en los que más invierten las familias con bebés resulta ser en seguridad y comodidad. Tanto en pañales más confortables y que retengan más líquido en el caso de los infantes, como en elementos de seguridad para el hogar o incluso para poder pasear por el parque con tranquilidad para los padres y madres. Este sería el caso de un arnés para bebé que le permita moverse de manera segura sin tener que preocuparse de que se pueda alejar demasiado en un momento de despiste. O los siempre irremplazables cierres de seguridad infantil para los enchufes o cajones.

¿Cuál es el motivo de ese incremento en seguridad y protección?

Si bien durante las estaciones más frías sigue dándose una importante inversión por parte de las familias en seguridad, es en las épocas de calor cuando existen más riesgos externos en comparación con los momentos más fríos del año.

Por ejemplo, durante las épocas de frío los niños están con más frecuencia dentro de parques a resguardo o ludotecas adaptadas a su edad. Lo que permite que se muevan en un entorno mucho más controlado y seguro del que pueden encontrarse en otros momentos.

A diferencia de una ludoteca pensada específicamente para que estén seguros mientras aprenden y juegan bajo supervisión constante, el calor y el buen tiempo hace que el entorno en el que se mueven varíe considerablemente. Pasando de un ambiente muy controlado, a parques de juegos al aire libre que, si bien siguen estando controlados y bajo la supervisión de los padres, tienen más elementos que puedan ser un riesgo para los más pequeños.

Al fin y al cabo, los niños y niñas tan sólo están pensando en disfrutar del parque y de descubrir su entorno en la medida que puedan sin considerar que pueda existir algún peligro, motivo por el cual existen herramientas como arneses que les impidan alejarse en un momento de descuido o flotadores pensados para que no puedan ser volcados accidentalmente al jugar.

Es por la existencia de esos factores que escapan al control constante de cualquier miembro de la familia que éstas deciden invertir parte de su presupuesto familiar en incrementar la seguridad de los más pequeños. Si bien pueden resultar una inversión en ocasiones difícil de asumir para algunas personas, prácticamente todas las familias recurren de una u otra manera a invertir en su seguridad para poder disfrutar de un mejor tiempo en familia con más tranquilidad.