¿Por qué contar con un administrador de fincas en el edificio?

Autor: Coruña Hoy / Fecha: Lun, 24/02/2020 - 13:32 /

Vivir en comunidad tiene algunas ventajas e inconvenientes asociados y distintos a los de aquellas personas que viven en viviendas unifamiliares. Evidentemente, compartir un inmueble con otros propietarios hace preciso tener una mínima organización para afrontar los gastos compartidos, programar las Inspecciones Técnicas del Edificio (ITE), contratar servicios de limpieza, entre otros.

Son muchas las comunidades en las que los vecinos no se ponen de acuerdo: nadie quiere asumir los cargos de la directiva y llevar al día todas las gestiones del vecindario se convierte en una auténtica pesadilla.

Para estos casos existe la figura del administrador de fincas. Se trata de un profesional que se encarga de organizar las acciones que tienen que ver con la comunidad de vecinos y de llevar todos los asuntos y papeleos al día. Es una ayuda fundamental tanto en comunidades que no realizan esta gestión de forma óptima como en aquellas otras que desean externalizar este trabajo para que sea lo más profesional posible.

Ventajas de contar con un administrador de fincas para el edificio

Existen numerosas ventajas para el edificio que pueden inclinar la balanza hacia el administrador de fincas. Y es que no solo se encargará del trabajo diario que genera el edificio, sino que estos profesionales están al tanto de todas las ayudas y subvenciones programadas por el Estado o la Comunidad Autónoma y pueden sugerir adherirse a algunas para realizar mejoras e incluso reparaciones.

Inspección técnica del Edificio

Los edificios deben someterse a una inspección técnica visual obligatoria. Se trata de un examen que describe el estado de conservación del inmueble y que advierte si hay que realizar alguna modificación para prevenir daños materiales y riesgos físicos.

Estos informes obligatorios también son gestionados por el administrador de fincas, que se encarga de contar con los servicios de una empresa especializada y valora junto con los examinadores qué acciones se pueden llevar a cabo para mejorar el estado del edificio y así incluso elevar el valor inmobiliario de las viviendas.

Servicios de limpieza y otros extras

Muchas empresas de administración de fincas ha integrado en sus servicios otros elementos para ofrecer un cuidado integral del edificio. Por ello, los administradores ya dan la posibilidad de contratar con ellos la limpieza y conservación habitual de las zonas comunes.

Esto supone una gran ventaja, puesto que todas las acciones quedan bajo la responsabilidad del administrador y resulta mucho más sencillo gestionar cambios de horarios, presupuestos, entre otros.

Vida tranquila

Todo esto conjunto de responsabilidades que se traspasan al administrador de fincas persigue un objetivo: que la vida de los vecinos del edificio sea lo más tranquila y feliz posible.

Y es que el objetivo principal del administrador es liberar de problemas y preocupaciones a las personas que forman parte de la junta directiva de la comunidad de propietarios.

Sin duda, es una de las mejores decisiones que puede tomar un grupo de vecinos para que su edificio esté en las mejores condiciones de limpieza y conservación, para que las cuentas estén al día y para que todo funcione de la mejor manera.