Rutas alternativas en tus viajes

Autor: Coruña Hoy / Fecha: Mar, 14/04/2020 - 11:51 /

A pesar de que el Coronavirus nos mantiene encerrados en casa podemos continuar viajando en nuestra imaginación. Eso, al menos, es lo que suelo hacer yo en estos duros momentos de confinamiento. Vuelvo a revivir mis viajes y experiencias acontecidas en cada uno de ellos. Muchas de estas aventuras las he organizado, a través de Webs de viajes y, otras se han ido planeando solas sobre la marcha.

Diferentes opciones para viajar

Y es que, en ese sentido, existen muchísimas opciones para viajar y rutas alternativas a las que ya se encuentran programadas. La libertad de poder acceder a lugares recónditos, donde no suele haber tanta gente, hace que el viaje resulte más agradable. Personalmente, siempre que tengo la oportunidad, busco rutas alternativas que me permitan disfrutar con mayor intimidad ese momento.

Viaje a Perú: visita obligada a Machu Picchu

Uno de los viajes que mejor sabor de boca me dejó fue a Perú y, en especial, la visita a Machu Picchu. Aunque el comienzo no fue para nada halagador, ya que había una gran cantidad de personas, todo se iluminó cuando me propusieron ascender, otro día, por una ruta alternativa. Este autóctono amigo, que surgió de la nada, me confesó que conocía dos rutas alternativas para llegar al majestuoso Imperio Inca.

Rutas alternativas para ascender a Machu Picchu

Ruta Salkantay

El monte Salkantay, cuya altitud asciende hasta los 6.240 metros es uno de los lugares de Culto de la religión Inca. Esta aventura, con la ayuda de mulas, irrumpe por el deslumbrante valle Mollepata y se adentra por el Salkantay hasta una altura de 4.500 metros.

Se atraviesan diferentes bosques, con bajas temperaturas, hasta llegar a un antiguo camino inca que lleva hasta las ruinas de Llactapata. Esta ubicación permite observar Machu Picchu de manera diferente, desde un lateral.

Después, una pequeña caminata hasta llegar a la estación de ferrocarril, con servicio de comunicación con Aguas calientes, la ciudad pegada a Machu Picchu. Para realizar esta excursión es necesario emplear entre 5 y 8 días.

El camino inca más corto

El tiempo de ascensión por la ruta normal nos ocuparía unos cuatro días aproximadamente. Los visitantes que, o bien no disponen de mucho tiempo o no desean alargar su estancia, suelen elegir la ruta de un solo día. No obstante, para poder realizar la vista de un día es preciso disponer de uno de los 500 permisos diarios que lo permiten. Esta no es una tarea fácil, ya que, para poder conseguir uno de esos permisos hay que solicitarlos con mucha anticipación.

Esta excursión se inicia en el kilómetro 104 de la línea ferroviaria que lleva a Machu Picchu. Tras una caminata de tres horas se alcanzan las ruinas de Wiñaywayna, con terrazas para cultivos ubicadas junto las lomas más empinadas por encima del río Urubamba.

Llegados a este punto del camino el viajero puede optar por llegar en el día a Machu Pichu o dormir aquí y disfrutar del amanecer en la ciudad perdida con el encanto de la Puerta del Sol.