Pequeñas dificultades financieras: tips para superarlas

Autor: Coruña Hoy / Fecha: Mar, 17/07/2018 - 18:45 /

 

Una crisis financiera es una situación muy delicada que hay que tratar lo antes posible. El cambio de actitud de cara a enfrentar el problema es el primer paso importante a llevar a cabo. La negatividad, el colapso, el bloqueo, la saturación, el estrés y cientos de sensaciones y pensamientos agravan el problema en lugar de solucionarlo. Una vez la mente puede analizar con propiedad, se debe analizar la situación para buscar alternativas en las que interaccionen aspectos internos y externos que ayudan a optimizar el estado financiero de la persona.

Procedimiento interno, cambio de actitud

Superar problemas económicos no es una tarea fácil, pero se pueden combatir siguiendo una serie de pautas que ayudan a mejorar una situación dificultosa. Aunque se trata de un problema delicado que requiere tiempo y esfuerzo, las soluciones planteadas son bastante simples, de modo que superar este tipo de situaciones es una cuestión de actitud. 

Lo más importante es desplazar todo ese cúmulo de pensamientos negativos que nos dicen día tras día que no lo podemos hacer. Aceptar que no hay nada que hacer es caer en una derrota de la que difícilmente se podrá superar en el futuro.

Seguramente hay varios elementos de tu economía que no funcionan, como por ejemplo el trabajo al que te dedicabas o te dedicas, o el negocio que diriges. Independientemente de los problemas financieros que tengas, una gran parte de la situación está influenciada por algo mucho más profundo y complejo que se bloquea frente a dificultades de este estilo.

Es tu mente la que complica todo el proceso de recuperación, de poner soluciones viables a un problema fácil de detectar y analizar. Dejamos de lado visión espirituales y esotéricas, cuando hablamos de la mente nos referimos al modo en el que tu cerebro analiza la situación, la forma de pensar, decidir y actuar en el mundo.

!Cambiar... se puede!

Un cambio exitoso de una situación financiera delicada se comienza desde dentro. El gran error que comete la gente es intentar solucionarlo desde fuera directamente, sin plantearse nada internamente. Un análisis interno de la situación y el modo de interpretarlo es el comienzo para encontrar mejores soluciones. Piensa en las personas que te rodean y cuáles son sus situaciones financieras, qué valores has adquirido de la sociedad y en qué grado son beneficiosos para salir de tal situación.

Una vez tengas claro que un cambio de actitud es necesario para solucionar cualquier problema, proponemos una serie de consejos que ayudarán a mejorar una situación económico dificultosa. Es imprescindible tener en cuenta tanto aspectos internos como externos, pues ambos están en contacto directo y es necesario que interaccionen para afrontar el problema en cuestión.

Consejos para encontrar soluciones acertadas

  1. Afronta la situación en la que te encuentras

Un motivo muy común por el que la gente sufre una crisis económica se debe a sus malos hábitos de consumo, pues gastar más de lo que se gana siempre lleva a déficit. Una vez esto ocurre mucha gente opta por ocultar la situación que ha generado ese estado de crisis financiera. Esto es un gran error, pues el primer paso para superar la crisis es aceptar lo ocurrido detectando el problema principal que lo ha generado.

  1. Contempla la posibilidad de pedir un préstamo

Existen empresas y entidades financieras que conceden préstamos para pagar plazo. Estas compañías aprueban los préstamos de un modo más ágil que los bancos. Por lo que permitirá que puedas afrontar tus dificultades con mayor rapidez. Si bien es cierto que es recomendable trazar un plan previo a la demanda del crédito, pues si no fuese así el dinero recibido será tan solo una tapadera temporal a un problema que continuará existiendo. Un préstamo rápido de una suma no muy elevada de dinero puede ser una gran ayuda para tapar esos agujeros más importantes que no dejan avanzar para resolver el problema de raíz.

  1. Vende tus bienes personales

En una situación de crisis hay que hacer esfuerzos, por lo que la venta de activos valiosos es una buena forma de comenzar el proceso de recuperación. Nadie quiere vender sus bienes más preciados, pero en ciertas situaciones es necesario. Haz una lista con los objetos que podrías vender por una buena suma de dinero, busca en Internet una plataforma para venderlos y no lo pienses más. 

  1. No te avergüences pidiendo ayuda

Tener problemas financieros no es motivo de vergüenza. Este tipo de situaciones son muy frecuentes actualmente, hay mucha gente con los mismos problemas que los tuyos. Hablar con las personas de tu entorno puede ser beneficioso para solventar el problema económico, pero también para el desahogo emocional. Retenemos sensaciones que crean impotencias que no podemos manejar, las guardamos porque no queremos mostrar debilidad, cuando pedir ayuda no es un signo de derrota sino de fortaleza. 

Hay personas que están dispuestas a ayudar cuando se percatan de la situación traumática por la que está pasando un ser querido. Recibir ayuda es una muestra de que las personas que te rodean quieren lo mejor para ti.