Decorar tu jardín de forma única

Autor: Coruña Hoy / Fecha: Mar, 19/06/2018 - 10:18 /

 

Los jardines son una forma de expresión de ideas y creatividad. Los amantes de la jardinería tienen la posibilidad de innovar haciendo usos de herramientas modernas. Veamos entonces, como puedes crear un ambiente agradable en tu patio para recibir a tus visitas. 

Uso de pérgolas

Las pérgolas son una herramienta útil para decorar y airear al mismo tiempo un espacio. Lo mejor de todo es que las pérgolas modernas pueden cambiarse de posición. De esta manera, puedes abrirlas para disfrutar de la luz solar y cerrarlas cuando azote una tempestad. 

Las pérgolas también pueden ser utilizadas para dirigir un camino peatonal en aquellos jardines de gran tamaño. Cabe mencionar que este ofrece un estilo artificial y natural al mismo tiempo. Este elemento se cataloga como uno de tipo inglés, bastante popular en el siglo XVIII y XIX.

Las pérgolas van muy bien con las terrazas. Por eso, las pérgolas no solo se utilizan en jardines sino también en habitaciones en un segundo piso de la casa. También, pueden ser utilizadas en una pared como soporte para plantas y decoraciones en el jardín. 

Tipos de pérgolas de jardín

El material con el que se fabrican las pérgolas permite escoger el que mejor vaya con el diseño del jardín. A continuación, algunos tipos de pérgolas que puedes usar para decorar tu espacio. 

Pérgola de madera

La madera combina con todo. Además de belleza, le confiere al espacio un estilo fuerte y resistente. También, se puede combinar con vidrio lo que resulta decorativo y a la vez fuerte. De esa forma, puedes disfrutar de una pérgola abierta tanto en un día soleado como uno lleno de lluvia. 

Pérgola rural

Este da un toque tradicional al espacio. Al mezclarlo con enredaderas, ofrece un ambiente renacentista. Lo mejor de todo es que este tipo de pérgolas puede usarse como techo y como pared. De esa forma se aprovecha el espacio y se ve atractivo el lugar. 

¿Con qué van bien las pérgolas?

Las pérgolas amplían el espacio. De esta manera, puede hacerse uso de más de lo que en un principio se tenía disponible. Puedes colocar tus pérgolas sobre una tarima de madera, de esta forma puedes colocar muebles y crear un ambiente de recibidor. Allí puedes recibir visitas y pasar un rato agradable entre amigos. 

Además, puedes cercar el espacio dispuesto con una valla exterior. De esta forma, estarías protegiendo tu jardín de intrusos, creando un ambiente más íntimo. 

Pareciera que las pérgolas van muy bien en jardines acuáticos ya que da un estilo más moderno al lugar. Además, las pérgolas pueden utilizarse como soporte para colocar plantas colgantes. De manera que tenemos más que utilizar. 

¿Cómo elegir una pérgola de jardín?

Lo primero que hay que considerar es el espacio. No siempre las pérgolas combinan con el tipo de jardín. Sin embargo, si tienes un jardín de pequeño tamaño, podrías utilizar la pérgola en la pared. De esta forma, se estaría ganando espacio que de otra forma no se aprovecharía. 

En los jardines donde hay gran cantidad de vegetación, es probable que se obstaculice el paso para colocar una pérgola. De manera que lo mejor es hacer uso de un espacio abierto para colocarlo.  

Dónde conseguir pérgolas novedosas

Ahora es muy fácil comprar todos accesorios necesarios para decorar el jardín de tus sueños. Puedes encontrar pérgolas de tipo moderno en tiendas online de construcción. Lo mejor de todo es que las entregas de las pérgolas pueden solicitarse a domicilio. 

Las compras por Internet son más prácticas. Además, puedes conseguir ofertas en pérgolas de todo tipo. 

Mantenimiento de las pérgolas

Para que la pérgola dure más tiempo, es importante mantenerla limpia. Quienes tengan enredaderas en ellas deben podarlas y fertilizarlas cada año. Hay que tener en cuenta también el tipo de material con el que está hecha la pérgola. Por ejemplo, si son de madera debe evitarse mojarse con regularidad. 

La exposición constante al sol atenúa el color de las pérgolas de madera. Por esa razón, se recomienda aplicar un barniz que actúe como protector solar. Gracias a esto, no es necesario lijar el material.

En el caso de las pérgolas de aluminio, de acero o hierro, es necesaria la impermeabilización de estas. También, se debe aplicar una pintura de tipo especial para protegerla de la corrosión.