Blancorexia, la obsesión por los dientes blancos

Autor: Coruña Hoy / Fecha: Mar, 24/04/2018 - 11:05 /

 

Habíamos oído hablar de algunas obsesiones y compulsiones como la tanorexia, la adicción a tener una piel siempre bronceada. Esta se puede inscribir también dentro de la eterna preocupación por la estética, aunque hay otras que no tienen que ver con ella: la obsesión desmesurada por la limpieza, la excesiva necesidad de orden, de hacer comprobaciones constantemente para prevenir desastres… 

En el mismo capítulo que la tanorexia, por eso de ser obsesión por algo relacionado con la imagen, podríamos identificar a la blancorexia, una preocupación permanente por lucir dientes blancos, y que ha disparado las alertas de los profesionales del sector. Así, al menos, lo cuentan desde esta clínica dental.

Blancorexia, la nueva obsesión

La blancorexia impulsa a comprar productos a la venta en farmacias, parafarmacias y supermercados, tratamientos que se puede hacer un mismo desde si la supervisión de un médico especializado. El problema, claro, surge cuando se usan de forma indiscriminada productos que, en algunos casos, carecen de certificación médica.

Desde el blog de su clínica, la doctora Cristina Müller advierte que el uso de blanqueadores sin supervisión puede afectar a la salud dental y gingival, provocando problemas como la hipersensibilidad dental, lesiones en el nervio del diente o quemaduras graves en las encías.

Hay que conocer cómo es un proceso de blanqueamiento dental seguro, y tenerlo presente para evitar riesgos innecesarios. El protocolo exige que se personalice la concentración y tiempos a cada paciente, para garantizar la máxima eficacia y y los mínimos efectos secundarios. 

Productos como el peróxido de hidrógeno o carbamida para el control del blanqueamiento son empleados solo por profesionales, y garantizan un resultado que, además de intenso, es duradero. 

El diseño de la sonrisa

En muchas ocasiones, todo se basa en el deseo de querer lucir una sonrisa perfecta. Las clínicas dentales saben cómo potenciar esta desde un punto de vista saludable y estético, sabedores de que cada sonrisa expresa sentimientos y emociones, y hacen a hombres y mujeres únicos en sí mismos.

Una técnica innovadora es la del diseño de sonrisa, que analiza digitalmente la forma de la cara y de los labios. La BeautySmile, como es su nombre, consigue así averiguar qué tipo de diente y de sonrisa es más acorde la fisionomía, pero también a la personalidad.

Se trata de una tecnología que permite a médicos y pacientes conocer cuál es el resultado final antes de que comience el tratamiento, lo que ayuda a una buena planificación (Smile Designer). También mejora la comunicación de uno y otro lado, solventando la falta de entendimiento que un lenguaje muy técnico puede acarrear.

Así, la técnica ejecutada en clínicas como la mencionada Müller abarca todas las áreas de la sonrisa: el contorno labial, el nivel de la encía, el color y textura de la piel alrededor de la boca y de los dientes mismos. 

Cuidar la salud dental

Preocuparse por la salud dental en cualquier época del año ayuda a prevenir problemas. Pero es habitual que durante las vacaciones, que están a la vuelta de la esquina, se descuiden ciertas rutinas de higiene, lo que podría acarrear inflamación de encías y otros trastornos de la boca y los dientes.

La halitosis es otro problema habitual derivado de la falta de higiene, o de tenerla descuidada, a la par que se aumenta la ingesta de bebidas alcohólicas o de tabaco. Conviene, además de tener una rutina mínima de cuidados, ingerir agua con asiduidad para mantener el flujo de la saliva.

La acumulación de la placa bacteriana, por otra parte, puede empeorar el estado de las encías. Esto suele suceder cuando se disminuye la frecuencia del cepillado después de la comida, y la solución es tan sencilla como llevar un cepillo de viaje siempre encima, se esté en la oficina o de vacaciones, para cualquier imprevisto que pueda surgir. Solo se necesitan dos minutos de limpieza exhaustiva, además de la interdental.

La sensibilidad dental también puede aumentar con el consumo de alimentos y bebidas frías, que ya empiezan a ocupar un lugar destacado en la dieta estos días. Lo ideal es no abusar de ellas, especialmente si tienen el PH ácido como sucede con gazpachos, zumos, vino blanco, cerveza o refrescos. Eso además de cepillar los dientes una media hora después de haberlas ingerido y, a ser posible, con geles dentífricos específicos. 

En todo caso, si sobrepasan ciertos niveles considerados no peligrosos para la salud, las obsesiones deberán ser tratadas por un especialista no ya de dientes y boca, sino de la psicología.

Comentarios

AlejandraMar, 24/04/2018 - 11:06 April 24, 2018

hola