La marihuana medicinal se extiende por el mundo

Autor: Coruña Hoy / Fecha: Mié, 04/04/2018 - 11:21 /

 

México, Canadá, Estados Unidos (algunos estados), Brasil, Puerto Rico, Jamaica, Reino Unido, Dinamarca, Portugal, República Checa, Italia, Austria, Bélgica, Holanda, Polonia, Macedonia, Alemania, Croacia, Uruguay, Israel, y más recientemente Perú, son los países que regulan el uso medicinal y terapéutico del cannabis y sus derivados.

Una tendencia que no va a dejar de aumentar en los próximos años, dando por hecho que cada vez más países se sumarán a esta gran coalición de países que permiten el uso saludable de la planta de la marihuana.

Y es que los muchos beneficios terapéuticos, contrastados por investigaciones científicas, no pueden mantenerse por más tiempo fuera del ámbito de la salud, demasiado tiempo se lleva perdido en la aplicación de sus facultades como complemento para los diferentes tratamientos en numerosas enfermedades.

La situación legal de la planta de la marihuana está cambiando, gracias a los distintos beneficios para la salud que el cannabis medicinal tiene y que por fin se comienzan a aplicar alrededor del mundo.

En este sentido, podemos participar de este crecimiento global, de manera personal, apoyando el cultivo de esta mágica planta en nuestro hogar. En el siguiente enlace podremos acceder a las semillas más baratas y de mejor calidad del mercado, autoflorecientes, feminizadas y medicinales CBD para cultivar con nuestras propias manos plantas de marihuana que cuando florezcan puedan servir de alguna utilidad a los muchos enfermos que las solicitan, ayudando con nuestra participación al creciente negocio de la medicina natural con la planta de marihuana como base.

Cambio de perspectiva global con relación al consumo de marihuana

Estudios como el que realizó la Academia Nacional de Ciencia, Ingeniería y Medicina de Estados Unidos sobre los beneficios de la Marihuana terapéutica y que constató la inestimable ayuda que su consumo otorga a los pacientes con dolores crónicos, pacientes de la quimioterapia, o víctimas de las esclerosis múltiples son los que favorecen esta, cada vez mayor, integración de instituciones y gobiernos para favorecer el uso de la marihuana como medicina.

A este proceso de cambio de perspectiva global sobre la marihuana, que esta dejando detrás de sí el concepto de droga al sustituirlo por el de medicina natural, también contribuyen otros estudios que se presentan a través de prestigiosos medios de comunicación, como el realizado en la Universidad de Georgia y publicado en la revista Heath Affairs, que pone en relieve que en aquellos estados americanos en los que se ha legalizado el consumo de marihuana terapéutica se ven reducidos drásticamente el consumo de medicamentos tradicionales para dolores crónicos, depresión o vómitos, con lo que se eliminan los clásicos efectos secundarios que los  medicamentos traen asociados.

Las propiedades terapéuticas que están logrando este cambio global de percepción de la marihuana se debe a dos de sus principales componentes, el cannabidol y el tetrahidrocannabinol o THC, que es el principal mitigador del dolor.

Próxima parada: legalización para su uso lúdico

Estas buenas relaciones entre la marihuana y la medicina abren las posibilidades para que, en un futuro próximo, sea tan legal consumir la marihuana como lo es el tabaco o el alcohol. Ya hay países que utilizan el cannabis de forma lúdica dentro de las regulaciones legislativas de su propio país.

Países como Holanda, la República Checa, Chile, Canadá, Bangladesh, los estados de Colorado, Washington, Alaska y Oregón de los Estados Unidos, Portugal, Uruguay, México y la hermética Corea del Norte tienen permitido el uso de la marihuana como elemento lúdico, cada uno con sus propios matices y limitaciones, que conviene conocer antes de cometer alguna torpeza.

En otros países como España, Paraguay, Rumanía, Colombia, Ecuador, Suiza, Rusia o Irán, su consumo está despenalizado, llegando a permitirse en alguno de ellos el cultivo para consumo personal.

En países como Pakistan y algún que otro país de oriente medio puede penalizarse hasta con la pena de muerte, pero son los menos y con tendencia a cambiar. Como regla general existe una tendencia positiva a considerar a la marihuana y sus derivados como una planta medicinal, en la mayoría de los casos, y como una droga blanda, inocua para el organismo, sin apenas efectos negativos para la salud por la mayoría de la comunidad internacional.

Muchos son los países que ya han aprobado su uso terapéutico y otros muchos seguirán en los próximos años esta misma línea, primer paso para la legalización total y su posterior uso recreativo. La intención de las autoridades no es, en absoluto, favorecer el consumo de sustancias adictivas, sino tan solo despojarlo de la etiqueta de criminalidad que lleva soportando todos estos años y que conlleva su prohibición.

Las pruebas de los beneficios en la salud son tan abrumadoras que suena ridículo aguantar un día más de limitaciones o prohibiciones, y así se está haciendo notar en la mayoría de los países a través de la demanda de una ciudadanía que, gracias a la información, no entiende este comportamiento legal.