De camino a una Coruña mucho más sostenible

Autor: Coruña Hoy / Fecha: Mié, 05/08/2020 - 09:02 /

Cualquiera que siga un poco las noticias, habrá leído acerca de toda clase de problemas medioambientales como el calentamiento global. Estamos viviendo una época única, una época en donde la industrialización y el consumismo, están causando un verdadero perjuicio a nuestro planeta. Precisamente, haciendo un ejercicio de responsabilidad, no solo las empresas están tratando de implementar medidas más sostenibles, sino también las ciudades, como es el ejemplo de Coruña Smart City. Una Smart City es mucho más que una ciudad inteligente. Una Smart City es una ciudad sostenible, eficiente, que se preocupa mucho más por el bienestar del planeta y que, además, ofrece una mejor calidad de vida.

Coruña está dando pasos agigantados de camino a convertirse en una ciudad Smart City. Para ello, el ayuntamiento ha iniciado un proyecto que se pretende ejecutar en dos fases diferenciadas. En la primera fase, se tratará de implementar una plataforma tecnológica con el fin de que toda clase de proyectos se puedan convertir en servicios inteligentes para los ciudadanos. En segundo lugar, es proporcionar toda una serie de datos a esa plataforma, con el fin de convertirlos en una mayor cantidad de servicios para los ciudadanos.

Unos ciudadanos mucho más eficientes

En una Smart City, los ciudadanos también tienen un peso de lo más importante a la hora de contribuir a la misma. En este sentido, lo pueden hacer de diferentes formas en donde, una vez más, les servirá para poder disfrutar de un mejor nivel de vida. Para lograr esto, podrán elegir entre una gran cantidad de opciones sostenibles, como, por ejemplo, optar por una empresa sostenible a la hora de dar de alta la luz. Empresas como OVO Energy, suministran energías 100% verdes, contribuyendo al bienestar del ciudadano y por supuesto, al desarrollo de una Smart City mucho más sostenible.

Todas estas energías contribuyen a mejorar el nivel de vida de las personas de la Smart City. Además de ofrecer un respiro al planeta, estas energías son mucho más baratas y, además, tienen como principal característica que se trata de una fuente inagotable de energía. Por este motivo, merece la pena apostar por todas estas soluciones, ya que siempre podremos contar con ellas y no se tratan en ningún lugar de un bien limitado, ni tenemos que llevar a cabo ningún proceso contaminante para contar con las mismas.

Por otro lado, adoptar el reciclaje como estilo de vida es otro de los caminos hacia una ciudad inteligente y sobre todo sostenible, y para lograrlo, ya existen empresas como Quamtra que comercializan contenedores de residuos inteligentes, con sensores de medición volumétrica que, de forma autónoma y autosuficiente, se encargan de la recopilación de datos en tiempo real, convirtiendo cada contenedor en un elemento activo e inteligente. Sin duda otra opción muy interesante para seguir avanzando como Smart City.

 

Las nuevas tecnologías a favor de las ciudades inteligentes

Todas las nuevas tecnologías, juegan a favor del desarrollo de las ciudades inteligentes y es que, toda esta tecnología servirá para que los ciudadanos hagan uso de ella y trasladen a los dirigentes todas las ideas, a través de las cuales se pueden mejorar los servicios de la ciudad.

La información obtenida se procesa y, gracias a los sistemas de inteligencia artificial, se consigue una gestión mucho más eficiente. Además, estos proyectos tienen una gran continuidad en el tiempo, debido a que siempre se va a poder mejorar cualquier aspecto conforme las tecnologías vayan evolucionando y podamos disfrutar de diferentes posibilidades. Estas plataformas para el desarrollo de una Smart City sirven para recoger todos aquellos apuntes por parte de los ciudadanos, a través de los cuales se puede mejorar la ciudad. Desde la creación de nuevas carreteras, hasta un mejor acceso al centro urbano de la ciudad.

En definitiva, ahora el ciudadano cuenta con un perfil mucho más activo en una Smart City y por fin podemos hablar de una ciudad que escucha a sus ciudadanos, tanto a sus quejas como a sus ideas, con el fin de poder hacer de la ciudad, un mejor lugar para todos.