Cómo tratar adecuadamente la Vaginosis Bacteriana

Autor: Coruña Hoy / Fecha: Mié, 11/04/2018 - 17:16 /

 

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan muchas mujeres al alcanzar la madurez de su cuerpo, es la de las infecciones en su órgano sexual. Dentro de estas, la Vaginosis Bacteriana es una de las más frecuentes y comunes, que si es tratada de manera adecuada, en el menor tiempo posible, puede ser controlada sin ningún tipo de problemas.

Habitualmente la Vaginosis Bacteriana -conocida también por las siglas VB- aparece cuando se da un desequilibrio del pH vaginal, dando lugar a que proliferen un tipo de bacterias que pueden causar serias e importantes infecciones. El pH vaginal puede verse afectado por diversos motivos, como el uso de productos de higiene irritantes o por un descuido de la higiene diaria.

Qué síntomas son los más habituales en la Vaginosis Bacteriana

Aunque cada caso presenta unas características particulares, la Vaginosis Bacteriana destaca por presentar unos síntomas generales que giran en torno a un olor intenso bastante desagradable procedente del interior de la vagina, además de aparecer una mucosidad de un color claro o grisáceo, poco habitual en una vagina en óptimas condiciones de salud, que debe guardar las condiciones de humedad propias sin un exceso de secreciones vaginales.

Frente a los primeros indicios de que la vagina ofrece un olor poco habitual, es recomendable recurrir a una serie de productos -habitualmente antibióticos- que ayuden a mitigar los efectos de esta infección vaginal. Una solución que a pesar de ser una de las más efectivas para luchar contra la Vaginosis Bacteriana, presenta en contrapartida, un daño sobre la flora vaginal.

Cómo tratar este tipo de infección vaginal

Hemos comentado como una de las principales soluciones para luchar contra la Vaginosis Bacteriana, es el uso de antibióticos, mediante cremas, comprimidos vía oral o geles. Sin embargo, al recurrir a este tipo de productos, una de las zonas más sensibles de la vagina: la flora vaginal; puede verse seriamente dañada de una manera poco recomendable.

Para evitar que los antibióticos que han ayudado a eliminar la infección de VB, puedan dañar en exceso el interior de flora de la vagina, se recomienda el uso de productos como los probióticos, que garantizan una regeneración apropiada de la flora vaginal, recobrando las propiedades naturales de esta, junto a su olor y mucosidad apropiada.

La ventaja principal que ofrecen los probióticos para tratar esta situaciones, es que estimulan el crecimiento y la actividad de las bacterias beneficiosas en la flora vaginal. Los probióticos son por lo general pequeñas bacterias o levaduras que se ofrecen en medicamentos o suplementos alimenticios para poder controlar y regenerar zonas dañadas, como en este caso sucede con la flora vaginal que ha sido esquilmada tras una infección vaginal. 

Recurrir a los probióticos para ayudar a regenerar la flora vaginal, es una de las mejores garantías de que estaremos apoyando al sistema inmunitario a reponer sus defensas y a lograr de nuevo el equilibrio natural de las bacterias en el interior de la vagina, fomentando que el pH vuelva a sus marcadores apropiados y más saludables.