Que debemos tener en cuenta al reformar un cuarto de baño antiguo

Autor: Coruña Hoy / Fecha: Mié, 21/03/2018 - 09:54 /

 

La reforma de un cuarto de baño ya puede ser por si misma una gran aventura, pero si nos ponemos manos a la obra para reformar el baño de una vivienda antigua hay ciertas consideraciones que debemos tener en cuenta a la hora de hacerlo.

Habitualmente, cuando se plantea la reforma del cuarto de baño (y de otras estancias de cualquier vivienda con bastantes años), no solo pensamos en sustituir o modernizar los elementos que actualmente lo forman, sino que nos aventuramos en remodelarlo, modernizarlo y darle otro aspecto en su totalidad. El cuarto de baño es, junto al dormitorio, una de las estancias de la casa a la que solemos prestar una mayor atención y sobre el que más mimo ponemos en el momento de reformar.

Antes de ponerte manos a la obra, tómate un tiempo para ordenar tus ideas y tener estos aspectos en consideración:

Ten claro tu proyecto: Planifica con antelación todos los cambios que quieres realizar en tu cuarto de baño. De este modo estaremos seguros de todos los cambios que vamos a tener que realizar y si va a ser necesario contar con la ayuda de alguna empresa de reformas, y también nos haremos una idea de los materiales que vamos a necesitar.

Define el estilo de tu nuevo baño: Comenzar una reforma sin tener claro el estilo final del cuarto de baño es muy arriesgado, puedes equivocarte mezclando diferentes elementos, colores o materiales y finalmente no obtener el resultado que buscabas.

Presta atención a la seguridad: Si el cuarto de baño es muy antiguo, tendremos que tener en cuenta también la instalación eléctrica. Toma en consideración que no haya ningún enchufe cerca de grifos o del plato de ducha, así como que el cableado esté en buen estado y resista la humedad.

Configura correctamente todos los elementos de tu baño: Después de tener en cuenta estos aspectos básicos en consideración, llega el momento de elegir los elementos que van conformar nuestro nuevo cuarto de baño, desde sanitarios, bañera o plato de ducha, lavabo simple o doble, como será el mueble de baño, etc..  En la actualidad tenemos grandes superficies dedicadas casi en exclusiva a la venta de elementos de decoración, cocinas y baño, pero no debemos olvidar que en internet vamos a encontrar también una oferta incréible y habitualmente con más descuentos que las tiendas físicas.

Un ejemplo de ello es la tienda online tratobarato en la cual hemos encontrado infinidad de productos para el baño con los que seguro que completamos la reforma de nuestro baño de forma satisfactoria y con el estilo que finalmente hemos elegido. Gracias a su amplio catálogo hemos sido capaces de configurar sin problemas los elementos que compondrían nuestra supuesta reforma.

Hoy en dia disponemos de diferentes tipos de materiales y texturas en los que están fabricados los diferentes elementos que componen nuestro cuarto de baño, especialmente los nuevos platos de ducha que aparecen en el mercado.  Los platos de ducha ya se ofrecen fabricados con materiales antideslizantes de alta calidad, en resina, extraplanos con textura lisa o de pizarra.

Como complemento al plato de ducha, que por cierto, recomendamos encarecidamente antes que una bañera, por la sensación de amplitud que proporciona a tu cuarto de baño y su facilidad de limpieza, debemos contar con una mampara de ducha, que  marque la división entre el resto del baño y la zona de la ducha. En esta ocasión, deberemos elegir nuevamente, para mantenernos en la línea del estilo que hemos marcado para nuestra reforma, el modelo de mampara que más se ajuste al mismo.

Tendremos que elegir si queremos la mampara fija, con puertas correderas, abatíbles,  con una o dos puertas, etc, pero todas ellas están disponibles en tratobarato y con gran cantidad de información sobre las mismas en sus descripciones, por lo que te puedes hacer una idea de si el modelo que te interesa es o no el idóneo para tu baño.

Y la última de nuestra recomendaciones, para que tu reforma no se convierta en una pesadilla, es que te ajustes a un presupuesto ya calculado previamente. Debes basarte siempre en una estimación máxima de cuanto estás dispuesto a gastar en todos los elementos que intervienen en la reforma, puesto que de otro modo, el gasto podría descontrolarse y acabar siendo una reforma mucho más cara de lo que en un principio habías planeado.