Los pasos a seguir para elegir unos buenos neumáticos para el vehículo

Autor: Coruña Hoy / Fecha: Mié, 24/10/2018 - 13:25 /

Los pasos a seguir para elegir unos buenos neumáticos para el vehículo



Uno de los elementos de seguridad activa más importantes de un vehículo es la correcta elección de unos buenos neumáticos, pues de ello va a depender en gran medida la eficacia y la estabilidad del vehículo en marcha, condiciones imprescindibles para evitar los riesgos de sufrir un accidente.

En el caso de los neumáticos, sus compuestos y su dibujo son los factores encargados de garantizar la tracción adecuada en cualquier clima y condición de conducción.

Los neumáticos son tan importantes porque es el único punto de unión entre el vehículo y la carretera, de ahí que debamos ser especialmente cuidadosos a la hora de escoger el más adecuado.

Persiguiendo esta idea, os proponemos a continuación algunos puntos interesantes a considerar para escoger el neumático más adecuado.

¿Qué vehículo utilizas y que uso le das?

Es un condicionante básico, quizás sea al que se llega de manera más lógica. No debemos usar la misma rueda conduciendo un todoterreno que manejando un turismo por ambientes urbanos. Los neumáticos han de ir en consonancia con el tipo concreto de vehículo.

Además de esto es igualmente recomendable tener en cuenta aspectos como la capacidad de carga. Si acostumbras a usar vehículos comerciales y siempre van cargados, el neumático deberá ser más resistente, pues soporta más peso que si acostumbras a usar un vehículo de pequeñas dimensiones y no va cargado de pasajeros o equipaje.

No debemos olvidar tampoco el tipo de conducción, el estilo. Si eres aficionado a la conducción deportiva, siempre respetando la normativa de tráfico, deberás apostar por neumáticos que ofrezcan mayor resistencia y que respondan de manera precisa en carretera, con altos índices de agarre y estabilidad y precisión extrema en aspectos como la distancia de frenada.

Los entornos de conducción

En esta tarea de elegir neumáticos, no solo entra en la ecuación el tipo de vehículo y el modo de conducción. Los entornos por los que se circula son también importantes, ya lo hemos comentado previamente, pero ahora profundizamos en el tema.

En los entornos urbanos se producen frenazos de manera constante mientras que en las vías interurbanas hay que hacer primar la estabilidad del vehículo, pues se alcanzan con él mayores velocidades.

Así, para las vías urbanas son recomendables neumáticos de larga duración, de baja resistencia a la rodadura y que gocen de buena respuesta de frenado, pues es conocido por todos que en ambientes urbanos, al circular a menor velocidad, no siempre se respeta esta distancia de seguridad, aunque la Dirección Federal de Tráfico insiste en este aspecto.

Para las vías interurbanas, si hablamos de trayectos que sean largos, las buenas ruedas son las que aportan mayor seguridad y confort. Esto se traduce en mínimas vibraciones y ruido.

Un tercer aspecto relevante es el precio. A todos los conductores les gustaría apostar por neumáticos de calidad, pero lo que les limita en ocasiones a conseguirlo es el condicionante económico. Por suerte son ya muchas empresas las que ofertan los mejores neumáticos baratos y de calidad. Se trata de neumáticos baratos pero que garantizan la estabilidad y la seguridad del vehículo ante todo tipo de circunstancias de conducción.

Los aspectos climatológicos y meteorológicos

Aunque incluyamos en este punto los aspectos meteorológicos, estos últimos se sortean con una conducción responsable. Una recomendación que no es seguida por muchos conductores es la de colocar en el vehículo neumáticos de invierno y de verano dependiendo de las estaciones del año, apostando por los neumáticos de invierno es la temporada fría y de lluvias.

Los neumáticos de invierno son más útiles en casos de fuertes lluvias, pues aseguran una mayor estabilidad. Las ruedas de verano se adaptan mejor al calor y las altas temperaturas del asfalto.

Una tercera opción por la que cada vez se interesan más conductores es la de apostar por neumáticos mixtos, que es especialmente útil para zonas con meteorología muy cambiante. En el caso de utilizar ruedas mixtas, que son correctas pero no las más idóneas ni para el frío ni el calor, es de máxima importancia mantener una conducción responsable y segura, para así evitar sufrir el riesgo de accidentes.

Por último, es importante anotar que los neumáticos suelen tener una vida útil de entre 30.000 y 50.000 kilómetros, de modo que no deberíamos superar esa distancia circulada y, en caso de pobres condiciones en las vías sobre las que se circula, no alcanzar esa cantidad de kilómetros.