Con los créditos rápidos, ahora puedes

Autor: Coruña Hoy / Fecha: Mié, 28/11/2018 - 16:28 /

 

Es posible que en más de una ocasión te hayas visto apurado en el tema económico. Es una situación desagradable y difícil de manejar. Tanto si estás pasando por ella en estos momentos como si te interesa saber qué hacer la próxima vez que te encuentres en algo parecido, ¡sigue leyendo!

No dejes que el dinero sea un problema nunca más

En la vida hay cosas de mayor y menor importancia. No vamos a ser nosotros los que digamos que el dinero no es una del primer grupo. Sabemos bien que la felicidad quizás no pueda siempre comprarse, pero sin duda gozar de una buena situación económica ayuda a conseguirla.

¿Quién en toda su vida nunca ha pasado por un apuro de este tipo? Si has contestado a esto que no, déjanos felicitarte porque eres un auténtico afortunado. La gran mayoría de nosotros hemos tenido el infortunio de vernos alguna que otra vez en circunstancias de necesidad más o menos graves.

Cuando esto sucede, tienes varias opciones. En el caso de que tengas trabajo estable, puedes pedir un adelanto en tu empresa. Es posible que te lo concedan y también es posible que no. En cualquier caso, es una opción muy poco discreta porque es probable que alguien se vaya de la lengua y tus compañeros o jefes acaben enterándose de que estás en dificultades.

Por supuesto, no es algo sobre lo que avergonzarse, pero puedes tener buenos motivos para desear que tus problemas financieros permanezcan en el ámbito privado. Esto nos lleva a la segunda opción: pedir prestado a la familia.

Solamente en el caso de que alguien en tu familia se encuentre en posición de poder ayudarte, esto puede ser una opción. Pedir dinero a unos padres, hermanos, suegros, etc. que se encuentran en circunstancias poco mejores que las tuyas es un compromiso y una opción desaconsejable.

Si por el contrario hay alguien que goza de buena salud en su cuenta bancaria, adelante. Pero ten mucho cuidado pactando los términos del préstamo y la devolución. Seguro que conoces varios casos de familiares que han terminado muy mal a causa de este mismo motivo.

Cuando hay intereses de dinero de por medio, las relaciones de parentescos y amistades se vuelven más complicadas. No todo el mundo sabe separar un tema del otro y es posible que acabe habiendo malentendidos o problemas que finalmente sean irreconciliables, ¡cuidado con esto!

Pedir un crédito es tu tercera opción. El problema llega cuando te encuentras dentro de algún registro de morosidad. En este caso esta alternativa se vuelve difícil y desalentadora, pero por suerte siempre hay una luz al final de cada túnel, ya lo sabes.

Los créditos rápidos sin importar ASNEF son una realidad. Pedir creditos rapidos con ASNEF es cada vez más común y los requisitos son fáciles de cumplir. La manera más sencilla de comparar créditos rápidos ASNEF online es a través de un buen buscador.

Antes de decidirte por uno en concreto, te aconsejamos que examines bien las cláusulas. Leer la letra pequeña siempre es importante para evitar confusiones futuras. Además, esta forma de financiación se ha vuelto tan popular que existen diferentes prestamistas con distintas condiciones entre ellos. Tu deber es informarte bien de cuál se adapta mejor a tus necesidades.

Estos créditos se utilizan para cubrir los imprevistos de la vida cotidiana que puedan tener las personas que se encuentren en las listas de morosidad. Es una opción válida, rápida y discreta para aquellos que no pueden o no quieren recurrir a nada ni nadie más.

¿Necesitas urgentemente pagar un recibo? ¿Comprar un coche? ¿Saldar una deuda? Normalmente no van a preguntarte para qué quieres el dinero, no tienes por qué justificarlo y puedes utilizarlo incluso para salir rápidamente de algún fichero de impagos que te esté entorpeciendo la vida.

Pocas más opciones tienes. Puedes probar a vender algunas de tus cosas para conseguir algo de efectivo, pero a no ser que tengas muchas cosas de valor de las que te puedas desprender, no sacarás gran cosa de este modo. Buscar otro trabajo o hacer horas extra no suele ser una solución rápida, cuando el dinero se requiere con premura, esto no será de ayuda.

Guardar la calma y actuar con sensatez son dos buenos consejos que podemos darte. Valora tus opciones de forma racional y equilibrada y seguro que con lo que te hemos contado hasta aquí tienes ya idea de cómo empezar a actuar sin perder los papeles en ningún momento.

 

Ante todo, no te pongas nervioso. Es una situación que puede ocurrir y la vida no se va a terminar por ello. El dinero va y viene y a veces toca pasar por momentos en los que el agua llega un poco al cuello. Respira y piensa bien en qué método vas a utilizar para achicar.