Cómo mantenerse en forma durante el verano

Autor: Coruña Hoy / Fecha: Vie, 13/07/2018 - 13:18 /

 

El verano es época de terracitas, de viajar, de ir a la playa y las piscinas, de usar ropa ligera, de coger color en la piel... en definitiva, tiempo de estar en la calle y hacer más vida social. Muchos intentan llegar al verano en buena forma física y buena apariencia, guardando la línea, de ahí que muchas personas hagan un esfuerzo titan para lucir en este momento del año con el mejor aspecto posible.

A los tradicionales consejos de seguir una dieta sana y practicar ejercicio físico de manera periódica para perder esos kilos de más, a continuación os proponemos otras vías para conseguir un mejor aspecto físico pero no solo eso, sino ganar en autoestima y en salud, tanto física como mental.

 

Tomar setas reishi

Las setas se asocian al otoño, pues es el momento de su recolección. Es cierto que en esa época del año es cuando más frescas están y cuando son productos de temporada. Sin embargo, en muchos mercados y establecimientos es ya posible encontrar estos productos durante todo el año.

Las setas entran dentro de esos alimentos básicos para el verano porque son productos muy saciantes. Son ricos en fibra insoluble, que es un nutriente de digestión muy lenta. Esto significa que se pueden tomar pero no abusar de ella pues pueden producir pesadez e incluso indigestión.

El hecho de que sean saciantes significa que con poca cantidad se deja de padecer apetito. En cuanto a otras propiedades nutritivas y beneficiosas para la salud, es importante señalas que las setas son energéticas pero con poca grasa. 100 gramos de setas contienen unas 20 calorías, pero poca cantidad de grasas, por lo que pueden incluirse en dietas de adelgazamiento.

Entre las muchas setas, la seta reishi gana en popularidad hasta el punto de ser considerada un super alimento. Entre los beneficios del reishi destacan los relacionados con el apartado nutritivo pero también otras propiedades muy beneficiosas para la salud como que ayuda a regenerar las células hepáticas, favorece la eliminación de las células cancerígenas o fortalece el sistema inmunológico. El reishi se puede comprar en establecimientos tipo herbolarios o a través de internet.

 

Comer alimentos ligeros y ricos en vitaminas

Las altas temperaturas del verano incitan a preferir recetas frías o templadas y platos menos laboriosos. Las setas y champiñones son un buen ejemplo de ello. A esto hay que sumar que en los mercados aparecen un sinfín de frutas, hortalizas y pescados de temporada que aportan variedad, sabor, color y diversión a la alimentación.

La idea clave que se ha de perseguir es la de huir de los excesos y que la alimentación sea una forma de hidratar el organismo. Si en el día a día es recomendable tomar entre 2 y 2.5 litros de agua al día, en verano esta cantidad ha de aumentarse.

La hidratación del organismo es una forma de evitar el envejecimiento, que durante la época estival aumenta por la exposición al sol y las altas temperaturas. Un mal común que aparece durante estos meses es la otitis o la inflamación del oído, por la entrada de agua en esta estructura orgánica.

Además de la entrada de agua, la humedad y el calor favorecen el crecimiento de hongos y bacterias, y esto causa problemas que pueden llegar a ser de gravedad. Especialmente relevante es la entrada de agua en los oídos, que si no se consigue eliminar al momento, puede complicar las estructuras internas del oído.

Como estamos comentando posibles alimentos ideales para el verano. Si lo que se trata es de cuidar la salud de los oídos, apostar por productos ricos en vitamina A, C y E es una buena opción: así tenemos que las verduras de hojas verdes, las hortalizas, algunas frutas y todos los frutos secos son muy recomendables.

En cualquier caso, si se sufre dolor de oídos, dolor en el oído izquierdo o pinchazos en los oídos, una buena alternativa es acudir a remedios caseros, que son todos ellos compatibles con medicación si la dolencia es de alta gravedad.

 

El ejercicio físico, la otra gran medida para lucir una buena imagen en verano

A la recomendación ya conocida de optar por comidas ligeras y que no sean muy copiosas ni pesadas para permitir digestiones ligeras, el otro hábito a seguir es el de practicar ejercicio físico de manera periódica.

Sin embargo, practicar deporte en verano puede convertirse en un suplicio si no se hace de manera correcta. En este sentido, el agua es el medio más idóneo para la práctica deportiva, teniendo precauciones para no sufrir problemas en los oídos.

Si eres de los que acudes durante el resto del año al gimnasio y ves que en verano se inunda de personas que siguen la operación bikini, una opción es entrenar en casa. Para ello, construir un pequeño gimnasio casero es una gran alternativa. Así, en GimnasioCasero.com nos ofrecen algunas claves sobre como empezar un gimnasio casero.

Ya sea en casa, en la playa, en la piscina, en alguna instalación deportiva o en un gimnasio, es imprescindible hidratarse y evitar la práctica deportiva en las horas centrales del día. No debemos dejar de beber agua antes, durante y después de realizar ejercicio sin esperar a tener sensación de sed o sequedad en la boca.

En los lugares con altas temperaturas es aconsejable hacer ejercicio a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde y siempre protegiendo la cabeza con gorra, usando ropa transpirable y protegiéndose del sol con crema protectora.

El deporte es un hábito imprescindible para ganar en salud y mejorar en cuanto a imagen física, pero si lo combinamos con alimentación sana y equilibrada, los resultados son mucho más eficaces.

Una estructura a la que hay que prestar especial atención son los riñones. La Sociedad Española de Nefrología (SEN) advierte que durante el verano existe una cierta legitimación social de los excesos, de ahí que cuidar el estado de salud de estos órganos se vuelva más importante.

En Estilodevidasano.com ofrecen más de un remedio casero para el dolor de riñones. Esta forma de medicina tradicional es compatible con el uso de medicamentos prescritos profesionales y en la mayoría de casos hacen referencia únicamente a productos habituales de consumo diario, pues encontramos algún remedio casero para el dolor de riñones que requiere únicamente el jugo de un limón.