9 procedimientos para lograr una feminización facial exitosa

Autor: Coruña Hoy / Fecha: Vie, 29/03/2019 - 10:55 /

El proceso de reasignación o confirmación de sexo es una transición médicamente asistida que experimentan las personas transgénero. Este proceso está integrado por una serie de procedimientos quirúrgicos, tratamientos hormonales y terapia psicológica.

 En el caso de las mujeres transgénero, la feminización facial es una gran ayudante. Esta permite adaptar el patrón del rostro a una estética femenina. Sólo cirujanos especialistas en este campo pueden ofrecer una asesoría calificada.

 En las siguientes líneas se presentan los procedimientos básicos para realizar esta transformación vital, en manos de uno de los institutos más importantes de Barcelona.

¿Qué es la cirugía de feminización y en qué consiste?

La reasignación de género de hombre a mujer es una de las decisiones más importantes para los pacientes transgénero. La cirugía de feminización facial MTF tiene como objetivo feminizar los rasgos de la cara, suavizando las características masculinas como por ejemplo la nuez de Adán o el perfil de la frente.

 Esta intervención es imprescindible para el autoestima y la salud. Se trata de una operación compuesta por múltiples procedimientos, todos ellos orientados a disminuir la disonancia entre el aspecto y la identidad. Es una acción determinante para la integración social de las mujeres transgénero. Cada paciente tiene necesidades particulares. Antes de iniciar el proceso se debe realizar un estudio completo, con el propósito de diseñar la estrategia ajustada a los antecedentes y condiciones físicas de cada persona.

En términos generales, la cirugía de feminización facial actúa sobre tres zonas concretas: el tercio superior que comprende la línea del crecimiento del cabello y la frente. También se tiene en cuenta el arco supraorbiatorio. En segundo lugar está el tercio medio donde se intervienen los pómulos y la nariz. Por último, se encuentra el tercio inferior en el que se transforman las dos partes mandibulares y el mentón.

Existen 9 procedimientos que pueden realizarse según los requerimientos de cada rostro:

  1. Rinoplastia: Se encarga de mejorar la estética de la nariz aumentando o disminuyendo su tamaño, corrigiendo desviaciones o moldeando el dorso nasal y la punta. El objetivo es lograr una armonía adaptada a los rasgos de cada paciente.
  2. Aumento de pómulos: Se eleva la proyección de este rasgo para feminizarlo. Hay dos técnicas disponibles: el uso de prótesis de silicona o la extracción de la grasa del cuerpo.
  3. Blefaroplastia: Es una cirugía que mejora el aspecto de los párpados. Consiste en remodelar las bolsas de grasa y extirpar el exceso de piel.
  4. Mentoplastia: Disimula la prominencia del mentón para obtener un perfil más estilizado. Dependiendo de las características de cada interesada puede ser de aumento, reducción o retroceso. La más habitual en la feminización del rostro es la reducción.
  5. Lifting de cejas: Su propósito es elevar las cejas y proporcionarles una forma atractiva con un acabado natural. Se usan métodos endoscópicos poco agresivos y la cicatriz queda oculta bajo el cuero cabelludo.
  6. Frontoplastia: En ella se reduce el ancho de la frente y se hace menos pronunciado el hueso de las cejas.
  7. Aumento de labios: Es un procedimiento en el que se utiliza anestesia local para administrar ácido hialurónico o relleno irreabsorbible. En él se maximiza el volumen y la tersura labial de las transgéneros.
  8. Tiroplastia: La reducción de la nuez de Adán es fundamental para el modelado de un rostro femenino. Es una cirugía sencilla en la que se suprime el cartílago excedente y se alisa. Tiene una recuperación rápida.
  9. Peeling facial: Es un tratamiento de rejuvenecimiento en el que se hace una limpieza profunda de la piel. También se eliminan marcas, manchas o cicatrices. Se indica con el propósito de lograr una mayor densidad y elasticidad al rostro.

La feminización se lleva a cabo en toda la cara en una misma intervención. Lo más importante es alcanzar la armonía de los contornos y el esqueleto facial en una sola unidad. Sin embargo, sólo se trabajarán las zonas que así lo requieran atendiendo a las expectativas de las pacientes. En algunos casos se requieren intervenciones secundarias o retoques para alcanzar los objetivos planteados.

Recomendaciones para el post-operatorio

Los síntomas más comunes de la recuperación son las hematomas, inflamación y edemas. Se recomienda guardar reposo por un máximo de 10 días, según las necesidades de cada diagnóstico y las indicaciones del médico responsable. Se debe seguir un tratamiento preventivo de antibióticos. También se utilizan analgésicos y antiinflamatorios. La aplicación de máscaras frías sobre las zonas afectadas, ayuda a disminuir la hinchazón.

El mejor instituto de cirugía plástica

En Barcelona se encuentran los mejores especialistas en MTF. ¿Dónde localizar la clínica? En su ficha de Google MyBusiness está el mapa con la dirección, los datos de contacto y el horario de atención al público. También se puede consultar el segmento de reseñas con los testimonios y experiencias de antiguos pacientes. Al concretar una cita, las interesadas obtendrán una asesoría completa sin ningún tipo de compromiso.