Plan de choque para los barrios

0 comment
Rosa GallegoPPJanuary 212018

Plan de choque para los barrios

 

Arrancamos el año 2018 con una situación preocupante que va a más. Lo que empezó como un problema, desde la llegada del gobierno mareante, se ha convertido en un mal endémico de difícil cura. Los barrios de nuestra ciudad han entrado en la UCI y las perspectivas de mejora ni están ni se le esperan.

Los vecinos de la mayoría de los barrios de la ciudad están en pie de guerra. Ferreiro está ciego, sordo y mudo ante sus necesidades. Nadie escucha. Y si no escucha mal podrá buscar soluciones. Las protestas se amontonan en las mesas de los concejales pero nadie pone remedio. La prensa local recoge a diario una machacona sucesión de ejemplos. Lo palpamos en nuestras visitas a los barrios.

Los  vecinos de Novo Mesoiro protestan porque no se les acondiciona el bajo que les prometieron, no se mejoran las conexiones de buses urbanos y son incapaces ni siquiera de completar un corredor verde.

Los vecinos de Cuatro Caminos protestan porque llevan un año con el local de la asociación vecinal cerrado y con el Remanso en ruinas. Otra obra parada por el Gobierno de Ferreiro.

Los vecinos del Ventorrillo protestan porque la Marea ha dejado que en el aparcamiento puerta con puerta con el Ágora se hayan instalado varios vehículos sospechosos de cobijar tráfico de drogas. Además, las calles, el pavimento y los pasos de cebra están en lamentable precario.

Los vecinos de la Sagrada Familia protestan por los problemas de seguridad ciudadana, consecuencia directa de la desaparición de la Policía de Barrio.

Los vecinos de la Ciudad Vieja protestan porque la Marea no ha movido ni un papel para la segunda fase de peatonalización y porque sigue consintiendo la okupación ilegal de la Comandancia. El estado de las calles es tercermundista, con baldosas levantadas y peatones cayéndose.

Los  vecinos del Birloque protestan porque no se ha hecho nada en su barrio. En Navidades decoraron su propio árbol para poner el foco en la ausencia de luces.

Las quejas van por barrios. Por todos los barrios. Ninguno se libra del azote del abandono de este alcalde. Son muchos los retos que tenemos por delante para el 2018. Desde luego luchar para que se ponga en marcha un plan de choque para los barrios es uno de los principales. Prioritario.

No pedimos grandes obras tampoco actuaciones complicadas pedimos temas tan básicos como arreglar las calles, pintar los pasos de cebra, asfaltar las carreteras, mejorar las conexiones de los buses, limpiar los barrios… pedimos que se haga un mantenimiento adecuado de la ciudad, algo que se le presupone en cualquier alcalde responsable. Sin embargo en A Coruña tenemos un alcalde viajero, un alcalde en campaña, un alcalde mediático, un alcalde víctima, un alcalde crispado pero nos falta un alcalde que gestione que es su verdadera obligación.

Las consecuencias son evidentes, aún estamos a tiempo de hacer algo bien por los coruñeses aunque Ferreiro ya esté en tiempo de descuento de su mandato.  Por poco que se haga se notará mucho porque no han hecho nada en dos años y medio.