Plantón a los vecinos

0 comment
Rosa GallegoPPApril 082018

Plantón a los vecinos

 

Cuando pensábamos que Ferreiro ya no podía sorprendernos más, esta semana hemos asistido a un nuevo capítulo del serial la Marea contra los representantes vecinales. Hace tiempo el jefe de Gabinete de Alcaldía, el  Iago Martínez, enseñaba su verdadera cara en un acto público en Barcelona en el que aseguró que en la ciudad el movimiento vecinal estaba “coopotado” por BNG, PSOE y PP, cuestionando su valía y representatividad.

Un año después los hechos han demostrado que el tal Martínez no hablaba en vano. Han sido muchos los desplantes y los gestos que han puesto en evidencia que para el alcalde el movimiento vecinal es un obstáculo que hay que sortear. El último ejemplo lo tenemos en el plantón de la Marea a las entidades vecinales, el pasado martes, tras ser convocadas por el concejal de Culturas para presentar el supuesto plan de apoyo a las fiestas en los barrios.

Tras el desplante, al día siguiente, José Manuel Sande despachaba la polémica con la presentación del citado plan, tres meses más tarde que el año pasado, lo que va generar un problema añadido: obliga a las entidades a tramitar todo en tiempo record si quieren celebrar sus fiestas. Ni se hablado, ni se ha negociado, ni se ha consensuado con nadie.

Una vez más han quedado en evidencia las prioridades de Ferreiro. Los vecinos le importan poco, tendiendo a nada. Es más provechoso viajar a las fallas de Valencia o darse una vuelta por Canadá para animar a sus habitantes a que hagan el Camino de Santiago. Agilizar unas ayudas básicas para que los barrios puedan compartir sus buenos momentos y festejar es asunto menor.

Los despropósitos y los ataques del gobierno mareante al movimiento vecinal han roto todas las previsiones. Ningún alcalde en la historia de la democracia de esta ciudad ha desprestigiado la representatividad de colectivos que llevan años siendo la voz y el voto de los barrios coruñeses. La falsa participación de la Marea es, cada día que pasa, más evidente. Cada día más falsa. Los que prometieron defender “á xente do común” llevan casi tres años gobernando en contra “da xente dos barrios”.