0 comment
Roberto GonzálezSecretario General SUP GaliciaSeptember 192018

Quítate tú que me pongo yo

El mismo día que los cuatro sindicatos con representación en el Consejo de Policía y siete de las ocho asociaciones representativas de la Guardia Civil, firmaban un acuerdo histórico de equiparación salarial con la policía autonómica catalana, el presidente de la plataforma Jusapol cifraba el acuerdo, en un incremento de 80 euros mensuales el primer año. Ahora que se conocen ya las cifras del primer tramo de la equiparación salarial que se percibirá con los atrasos en la nómina del mes de octubre, y cuya cuantía duplica la cantidad que anunciaba públicamente Jusapol y que confirma la adelantada por los sindicatos policiales, se pone de manifiesto el verdadero objetivo de unos y de otros. 

Hay que reconocer el mérito de esa agrupación a la hora de conseguir la unión, en un primer momento, de sindicatos y asociaciones. Una unión que ellos mismos decidieron romper en el instante en el que empezaron a perder protagonismo y que, con la radicalización de algunos de sus miembros, la constitución en sindicato policial, el acercamiento a políticos afines a terroristas y más recientemente, tras acudir a la Escuela Nacional de Policía a captar alumnos, les ha hecho perder credibilidad y la confianza de muchos policías que inicialmente comulgaron con el movimiento.

Es una cuestión de percepción. ¿Alguien está dispuesto a renunciar a unas mejores condiciones económicas?, ¿qué policía prefiere que el incremento salarial, en lugar del CES no fuese a parar al CEG?, pero es que, si se hubiese conseguido eso, esta plataforma buscaría otra cuestión de imposible cumplimiento a través del acuerdo de equiparación, tal como clases pasivas, horas extraordinarias, asistencia a juicios, acción social… 

Parémonos a reflexionar, si de 13 asociaciones y sindicatos con representación en sus respectivos Consejos, 12 dan el visto bueno al acuerdo, tras meses de intensa negociación, con una auditoría externa que examine puesto por puesto la diferencia retributiva real, ¿todos se han equivocado?. No lo creo. Lo que creo es que estamos ante el “quítate tú que me pongo yo”. 

Si alguien piensa que ser sindicalista es una tarea sencilla y que se vive bien, está muy equivocado. Me duelen las críticas y menosprecios a mis compañeros de la Comisión Ejecutiva Nacional y los insultos hacia el trabajo de todos los representantes sindicales tanto en la Policía como en la Guardia Civil. Quien critica, muchas veces desconoce el trabajo que hacen. Cualquiera que se pase una jornada en Carabanchel, verá la carga de trabajo que soportan y el nivel de compromiso y de estrés con el que afrontan el día a día. Jornadas diarias de 12 horas muchos días, quitando tiempo a sus familias y siempre disponibles para tratar de solucionar los problemas de los afiliados.

Lo tengo claro, os doy las gracias por ser responsables, por actuar con valentía y por no ceder ante las manipulaciones, los ataques de algunos extremistas y ante las voces de ultratumba. Si les hubiésemos hecho caso, hoy no estaríamos hablando de la nómina de octubre, ni de los conceptos de los atrasos, ni de la productividad mensual. Estaríamos planificando una nueva donación para tratar de engancharse a la cresta de la primavera del 2019.

Es que está viendo. No es tan fácil. Si representan al 70% del colectivo de Policía Nacional y Guardia Civil, cómo es posible que no les reciba ni el ministro del Interior, antes con PP y ahora con PSOE. Podemos hacer una y cien manifestaciones, que ya las hemos hecho y las seguiremos convocando, pero para firmar un acuerdo de esta índole, hay que estar en el momento justo en el sitio preciso y los que estaban legitimados para defender los derechos de los policías, han actuado con responsabilidad, la misma que espero que tengan aquellos que decían que lo firmado por sindicatos y asociaciones se traduciría en 80 euros mensuales. La Fundación de Huérfanos del CNP agradecerá sus donaciones.