Rectificar es de sabios

0 comment
Rosa GallegoPPMarch 042018

Rectificar es de sabios

 

Una vez más nos vemos obligados a forzar a Ferreiro a que dé la cara. Una vez más, ante un escándalo derivado de su gestión, se ha dedicado a echar balones fuera y a culpar a los funcionarios. Una vez más hemos denunciado un nuevo caso de amiguismo lleno de irregularidades que intenta ocultar. Una vez más el alcalde vuelve a demostrar que los afines y colaboradores de la Marea están siendo beneficiados “casualmente” por este gobierno local. Y nadie se pone colorado.

Desde el Partido Popular nuestra obligación es denunciar lo que está pasando en María Pita. Llegar hasta las últimas consecuencias. El escándalo de los dos inmuebles comprados a un afín a la Marea, sin cumplir las bases, lleva semanas en los medios de comunicación y seguimos esperando que alguien rectifique y subsane los errores. Esconderse detrás de los funcionarios y no tomar ninguna medida no es una opción que nos valga. Es de cobardes. Nuestro compromiso nos lleva a empujar a Ferreiro a dar la cara en un pleno extraordinario. No podemos dejar que este escándalo pase sin pena ni gloria. Los verdaderos artífices deben afrontar los hechos y tomar medidas al respecto. Es muy grave que los concejales de Contratación y de Renexeración Urbana hayan despejado de un patadón sus responsabilidades hacia los funcionarios de la comisión de valoración a los que en ningún momento hemos cuestionado.

Las irregularidades del inmueble de la calle Joaquín Martín Martínez afectan a su condición de local comercial, a que no cumple la superficie útil mínima, ni siquiera la del dormitorio principal, a la titularidad registral, a las cargas hipotecarias, a la tasación como vivienda y a la ausencia de ascensor. El de la calle Santander tampoco cumple con la superficie. Ante esta realidad el alcalde no puede seguir escondiéndose. Ha llegado el momento que dé explicaciones públicas a la oposición y a los coruñeses en el máximo órgano de representación de esta ciudad: el pleno. Ha llegado el momento de que asuman su responsabilidad. Ha llegado el momento de incoar un procedimiento de revisión de oficio del expediente ante las irregularidades detectadas en los dos inmuebles y que termine, en su caso, con la declaración de nulidad del acuerdo de adquisición. Porque no se trata de errores. Son vicios de nulidad.