El Colegio de Ópticos de Galicia alerta que el diseño de los pupitres puede provocar "estrés visual"

Imagen de María García
Autor: María García / Fecha: Lun, 05/09/2016 - 12:33 / Etiquetas: estrés visual, colegio de ópticos de galicia, pupitres, coruña hoy
En las aulas, la mayoría de los estímulos visuales que tienen los alumnos son en visión próxima.
Tras las vacaciones de verano, las familias gallegas se enfrentan a la vuelta al cole. Además de realizar un esfuerzo en la compra de material escolar y otros artículos para ir a clase, el Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia cree necesario que los padres acudan con sus hijos a los establecimientos de óptica para que puedan someterse a un examen visual, sobre todo a partir de los seis años. Se podrán detectar problemas de visión comunes como la miopía, hipermetropía, astigmatismo u ojo vago y también evaluar la capacidad de comprensión lectora. Estas revisiones visuales en todo el territorio gallego, que favorecen la comodidad de los padres y disminuyen los tiempos de espera, se producen a través del convenio “Ollo cos Ollos”, firmado entre el Colegio profesional y la Consellería de Sanidade.
 
“Lo más recomendable es acudir a la consulta del óptico-optometrista al menos una vez al año, y más ahora al comienzo del curso escolar”, destacó el presidente del Colegio, Eduardo Eiroa. Sumado a esta necesaria revisión anual, los padres y profesores deben estar atentos a una serie de síntomas que suelen indicar la existencia de problemas visuales en los más pequeños. Son fruncir el ceño, guiñar los ojos, irritación, dolores de cabeza, tropezar con facilidad, tocer un ojo, cometer errores al copiar palabras o números de la pizarra, acercarse demasiado para leer un libro o manejar el ordenador o la tablet, baja comprensión de la lectura o fotofobia (exceso de sensibilidad a la luz).

Los problemas de visión pueden corregirse con una correcta ergonomía visual:

En las aulas, la mayoría de los estímulos visuales que tienen los alumnos son en visión próxima, algo que obliga al sistema visual a realizar un esfuerzo para obtener una visión nítida. Para evitarlo, el Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia explica que las ventanas deben ser amplias para permitir que todos los alumnos del aula puedan mirar por ellas, además de proporcionar luz natural que en algunos casos puede provocar deslumbramientos y sombras por lo que es necesario el uso de sistemas de filtrado de luz para cuando sea excesiva; también se deben distribuir por el aula fuentes de luz artificial blanca para complementar o sustituir a la luz natural. “Lo ideal es que la iluminación del aula sea lo más uniforme posible”, señaló el presidente. Y los ópticos-optometristas destacan que es necesario tener en cuenta que los objetos y el mobiliario del aula pueden provocar brillos molestos para los alumnos.

El mayor problema de ergonomía que sufren los estudiantes es la mesa o pupitre en el que están sentados varias horas al día. Las mesas presentan dos defectos graves:
 
• No todos los alumnos tienen la misma altura; sin embargo los jóvenes que miden 1,40 m y los que miden 1,90 m o más utilizan sillas y mesas idénticas. Son los estudiantes los que tienen que adaptar su postura corporal al mueble, en lugar de estar diseñado para poder adaptarse a las diferentes tallas.
• El plano de lectura adecuado para el sistema visual no es horizontal, si no que está ligeramente inclinado hacia la persona (pensad en qué posición colocamos el periódico, la tablet o el móvil cuando se sujeta con las manos).
 
“El hecho de que tengan que ser los alumnos lo que se adapten al pupitre provoca malas posturas para la lectura y para la escritura”, apuntó Eiroa. Además, la posición horizontal de la mesa provoca que los alumnos se inclinen hacia delante buscando el ángulo adecuado de lectura y esa inclinación causa malas posturas de columna y cuello, y un acercamiento excesivo a la mesa (no es raro ver jóvenes escribiendo con la mejilla literalmente apoyada sobre la mesa). Los optometristas consideran que esa postura tan incómoda, aparte de problemas que con el tiempo puede causar en las articulaciones y músculos del cuerpo, provoca un estado de “estrés visual” que reduce considerablemente el rendimiento de los alumnos, además de ser un factor que puede provocar miopía.
 
Los optometristas opinan que sería recomendable que los pupitres pudiesen ajustarse a la talla de quien los utiliza, con asientos y mesas regulables en altura y en inclinación hasta unos 20 grados para hacer que la lectura y escritura sean actividades lo más cómodas posibles.
 
La postura ideal para la lectura y la escritura:
 
• Los pies apoyados en el suelo.
• La articulación de la rodilla debería formar un ángulo de 90 grados con la pierna y el cuerpo formar un ángulo de 90 grados con los muslos.
• La espalda debe estar recta y no apoyarse en el respaldo del asiento (esto haría que se encorvara).
• El plano de escritura debe estar a la altura de los codos y tener una inclinación de unos 20 grados hacia la persona.
• La distancia de los ojos al plano de visión próxima variará dependiendo de la talla, pero nunca debe ser menor de 35 cm.
• El alumno debe tener fácil acceso a todos los útiles necesarios para la tarea (libros, folios, bolígrafos, libretas o dispositivos electrónicos), sin necesidad de desplazarse o adoptar posturas demasiado forzadas para llegar hasta ellos.
 
Los especialistas gallegos recomiendan también la rotación de los alumnos en el aula, ya que cambiando su posición (tanto de delante a atrás como de un lado a otro) se varía la distancia y el ángulo de visión de los objetos y puede permitir detectar problemas visuales en estado inicial. Por ejemplo, una miopía leve podría detectarse sentando al alumno en el fondo del aula.