Según la Organización Mundial de la Salud, en 2015 más de 10 millones de personas en el mundo padecieron tuberculosis

Imagen de María García
Autor: María García / Fecha: Mar, 08/11/2016 - 11:29 / Etiquetas: oms, tuberculosis, mundo, salud, coruña hoy
Microbacteria de la tuberculosis.

Según se desprende de los nuevos datos publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su Informe mundial sobre la tuberculosis 2016, los países necesitan agilizar los esfuerzos por prevenir, detectar y tratar la enfermedad si desean cumplir con las metas mundiales establecidas.

En la Asamblea Mundial de la Salud y en la Asamblea General de las Naciones Unidas, en el marco de los objetivos de desarrollo sostenible, los gobiernos han acordado las metas que es preciso alcanzar para poner fin a la epidemia de tuberculosis. Se ha fijado, para 2030, una reducción del 90% en la mortalidad por tuberculosis y del 80% en los casos de la enfermedad con respecto a los niveles de 2015.

La Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS, señaló: "Nos enfrentamos a una batalla cuesta arriba para alcanzar los objetivos mundiales en la lucha contra la tuberculosis. Es necesario intensificar los esfuerzos en este sentido. De lo contrario, los países seguirán yendo a la zaga de esta epidemia mortal y no alcanzaremos estos ambiciosos objetivos".

El Informe mundial sobre la tuberculosis 2016 pone de manifiesto las grandes desigualdades entre los países en lo relativo al acceso de las personas que padecen tuberculosis a intervenciones diagnósticas y terapéuticas disponibles que pueden acelerar la disminución de la prevalencia de la enfermedad en el mundo. Además, se señala también la necesidad de lograr un compromiso político firme y de aumentar la financiación.

En el informe se alerta de que, si bien las medidas de lucha contra la tuberculosis han salvado la vida a más de 3 millones de personas en 2015, la prevalencia de la enfermedad es en realidad más elevada que la estimada anteriormente, tal y como indican los nuevos datos sobre vigilancia y un estudio realizado en la India.

Se ha calculado que en 2015 se registraron 10,4 millones de nuevos casos de tuberculosis en el mundo y que seis países acumularon el 60% de la carga total. El país más afectado fue la India, seguido de Indonesia, China, Nigeria, Pakistán y Sudáfrica.

Se estima que en 2015 fallecieron 1,8 millones de personas a causa de la tuberculosis, de los cuales 0,4 millones también estaban infectados por el VIH. Aunque la mortalidad por tuberculosis se redujo en un 22% entre 2000 y 2015, esta enfermedad fue una de las 10 causas principales de mortalidad en el mundo en 2015 y causó más defunciones que la infección por el VIH y el paludismo.

Dos de los principales problemas siguen siendo las deficiencias, tanto en la realización de pruebas diagnósticas como en la notificación de casos nuevos. De los 10,4 millones de nuevos casos registrados en 2015, solo 6,1 millones se detectaron y notificaron oficialmente. La diferencia de 4,3 millones se debe a la insuficiente notificación de los casos, sobre todo en los países con grandes sectores privados no regulados, y a que la enfermedad está mal diagnosticada en los países donde el acceso a la atención sanitaria es más difícil.

La multirresistencia de los bacilos tuberculosos continúa causando una crisis de salud pública. La OMS calcula que 480.000 personas enfermaron de tuberculosis multirresistente en 2015. Tres países, India, China y Rusia, concentraron la mayor carga de enfermedad y, en conjunto, abarcaron casi la mitad de los casos registrados en el mundo.

Las deficiencias en la detección y el tratamiento siguen afectando a la lucha contra la tuberculosis multirresistente. En 2015, solo una de cada cinco personas, que reunían las condiciones para que se les prescribiera un fármaco de segunda elección, tuvo acceso a este tratamiento. Las tasas de curación en el mundo, de alrededor del 52%, continúan siendo bajas.