La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna como el mejor modo de aportar nutrientes al recién nacido

Imagen de María García
Autor: María García / Fecha: Mié, 17/08/2016 - 11:25 / Etiquetas: oms, lactancia materia, semana de la lactancia, salud, coruña hoy
Cerca de 200 países celebran la Semana de la Lactancia Materna, promovida desde la Organización Mundial de la Salud.
La Organización Mundial de la Salud conmemora anualmente la Semana de la Lactancia Materna con la cual se celebra la Declaración de Innocenti, formulada por altos cargos de la OMS y UNICEF en agosto de 1990 con el fin de proteger, promover y respaldar la lactancia materna.
 
Para la OMS (Organización Mundial de la Salud) la lactancia natural es el mejor modo de proporcionar al recién nacido los nutrientes que necesita. La OMS la recomienda como modo exclusivo de alimentación durante los 6 primeros meses de vida; a partir de entonces se recomienda seguir con la lactancia materna hasta los 2 años, como mínimo, complementada adecuadamente con otros alimentos inocuos. Sin embargo, no todas las madres tienen esta posibilidad y, en caso, de poder amamantar a su hijo deben tener en cuenta una serie de factores.
 
1. La alimentación: La madre no debe seguir una dieta especial, pero sí saludable. Debe ingerir mucho líquido, mínimo 8 vasos de agua al día, la hidratación es sumamente importante, ya que de esto dependerá su salud y la cantidad de leche que produzca. Evitar cualquier bebida estimulante como el café, el refresco, el alcohol o bebidas energizante. La madre debe evitar fumar. En caso de ser una rutina, lo recomendable es hacerlo tras amamantar al bebé, no durante.
 
2. Períodos de descanso: Es importante descansar el mayor tiempo posible y no hacer esfuerzos físicos, ya que si se acumula cansancio esto afectará a la producción de la leche. También es recomendable dormir una siesta.
 
3. No automedicarse Si se requiere ingerir algún medicamento debe ser consultado con el médico.
 
4. Cuidar los pezones: Es muy importante para no tener complicaciones durante el periodo de lactancia.
 
5. Conservar la leche materna: Ésta se puede extraer de forma manual, o con un extractor eléctrico, y guardarla en bolsas para leche, o en biberones esterilizados con la fecha del día de la extracción anotada. Para descongelarla, los especialistas recomiendan meterla bajo el agua caliente del grifo, al baño María o en los calienta-biberones a unos 37 grados. Eso sí, nunca se debe descongelar la leche materna en el horno microondas ni se debe dejar hervir (esto provoca la destrucción de vitaminas y defensas importantes de la leche). Una vez descongelada, se puede conservar en la nevera un día más, como máximo, y nunca se debe volver a congelar.
 
6. Cero estrés: Los médicos recomiendan que la madre se encuentre lo más relajada posible.