0 comment
Coruña HoyAugust 082018

Tendencias en baños: cómo elegir el mejor plato de ducha

 

Desde hace años se observa una tendencia inequívoca en las grandes ciudades: los pisos cada vez son más pequeños y también lo son los diferentes espacios, como es el caso del baño. Esto ha dado lugar a que poco a poco la bañera sea desterrada y su lugar lo ocupe el plato de ducha.

Qué se debe tener en cuenta antes de elegir un plato de ducha

Tradicionalmente, las bañeras han tenido un protagonismo muy importante en los hogares y era difícil ver un baño en el que no existiera una. Sin embargo, la tendencia a baños cada vez más pequeños ha hecho que el plato de ducha sea una opción cada vez más valorada.

No obstante, instalar un plato de ducha no tiene por qué suponer una renuncia al confort, ya que cada vez existe una mayor variedad: distintos tamaños, modelos, prestaciones, servicios y, en definitiva, comodidades que hacen de este una de las zonas preferidas del baño.

En el momento en que vayamos a elegir un plato de ducha es necesario tener en cuenta las necesidades de las personas que viven en la casa. También hay que conocer bien las medidas de las que dispone el baño y el lugar en el que vayamos a ubicar el plato de ducha.
Asimismo, hay que saber que en el mercado existen platos de ducha de diversos materiales, cada uno de ellos con sus ventajas e inconvenientes. Por esta razón, es conveniente no dejarse llevar por la primera impresión y por aquel que más llame la atención en un primer momento, si no asesorarse bien acerca de qué nos ofrece cada elección.

La empresa Tratobarato es especialista en mamparas, sanitarios, grifería y todo tipo de elementos para el baño. Los platos de ducha de Tratobarato.com están reconocidos por su calidad y garantizan seguridad y durabilidad.

Consejos para elegir un plato de ducha

Lo primero que debes mirar al elegir plato de ducha es el material del que está hecha. Uno de los más valorados en los últimos años es la resina de carga mineral, un material bastante novedoso que se puede encontrar en diferentes texturas y colores y, además, ofrece una excelente relación calidad-precio.

Si se prefiere algo más clásico, se puede optar por la porcelana y la cerámica, que son materiales con los que tradicionalmente se han fabricado los platos de ducha. No obstante, hay que tener en cuenta que estos son más frágiles que los anteriores.

También es posible hacerlo de obra. El inconveniente de este tipo de duchas será si hay algún problema por el cual esea necesario retirarla, ya que cualquier intervención requerirá de una nueva obra.

Aunque hay baños en los que aún se utiliza el plato de ducha con cortina, lo cierto es que en este tipo de elemento es mucho mejor optar por proteger con mampara, ya que así se evitará que el baño quede inundado tras pasar por la ducha, además de minimizar el riesgo de accidentes y caídas.

Dentro de los tipos de mampara hay muchos entre los que elegir según el modo de apertura. Así, están las mamparas fijas o abatibles, la mampara frontal o la de rincón. Dependiendo de la ubicación que tenga el plato de ducha, convendrá más un modelo u otro.

En cuanto al material del que están fabricadas, suelen hacerse de cristal templado o de seguridad y se monta sobre una estructura de metal. También las hay con distintos diseños, desde cristales transparentes a otros con decoración, ideales si se quiere tener más intimidad.

Ventajas de los platos de ducha

Los platos de ducha tienen múltiples ventajas en comparación con las bañeras. En primer lugar, porque son más pequeños y permiten que el resto del espacio quede más amplio y menos recargado.

Otro de los beneficios es que son más accesibles que la bañera. Esto hace que sea más fácil salir y entrar de ellos y, como consecuencia, son más seguros, ya que se evitan caídas. También son mejor opción en el caso de que haya personas con movilidad reducida en casa.
Por último, no hay que olvidar que la ducha supone un importante ahorro con respecto a la bañera. Según los datos al respecto, una ducha puede suponer hasta un 90 por ciento de ahorro de agua en comparación con un baño.

En definitiva, los platos de ducha parece ser que han llegado a nuestros baños para quedarse y poco a poco están sustituyendo a las bañeras. Para elegir el más adecuado solo es cuestión de informarse bien sobre lo que ofrece cada material, calcular bien las medidas del baño y tener en cuenta cuáles son las necesidades de quienes viven en casa.