Un alcalde que no es de fiar

0 comment
Rosa GallegoPPDecember 172017

Un alcalde que no es de fiar

 

Camino de los tres años de Gobierno, Ferreiro sigue cojeando del mismo pie. Poco ha aprendido el alcalde y sigue cometiendo los mismos errores, llevándose por delante a quien haga falta. Y no será porque no se lo hayamos advertido desde el PP.

Su desembarco como regidor en minoría absoluta se realizó con falsas promesas que a día de hoy sigue manteniendo. Su único objetivo reside en intentar sostener el nicho de votos que obtuvo a base de mentiras. Ferreiro ya está en tiempo de descuento. Lo sabe. Por eso se apresuró a anunciar que intentará anclarse otros cuatro años en el sillón de María Pita. Confía para ello en seguir empleando el engaño como palanca.

La realidad supera a la ficción. Poco a poco los coruñeses están abriendo los ojos y comprobando que Ferreiro es un experto vendedor de humo. Lo que ha ocurrido con su compromiso de remunicipalización de servicios es el ejemplo que mejor ilustra esta doble vara de medir del alcalde. Cada día es más evidente.

A pesar de saber que llevar a cabo la remunicipalización de los servicios de la ORA, las bibliotecas o los socorristas no era posible, los mareantes lo prometieron a bombo y platillo durante la campaña electoral y lo siguieron manteniendo estos dos años y medio. Pero lo que es más grave es que ahora, tres años después, al mismo tiempo que adjudican el servicio de Bibliotecas a una empresa externa por dos años, siguen reiterando su falsa promesa. No se puede hacer una cosa y decir la contraria. Tampoco se puede mantener un engaño eternamente.

El balance real de este mandato es que la Marea no ha remunicipalizado ningún servicio. Ninguno. Lo dijimos hace tres años y lo reiteramos: no lo permite la Ley. Ferreiro lo sabía y aun así engañó a cientos personas que creyeron sus falsas promesas. El malestar de todo el personal que trabaja en estos servicios es evidente y palpable. El descontento de muchos ciudadanos que creyeron en sus palabras va en aumento. Lo más importante en un representante público, y especialmente en un alcalde, es su credibilidad. Está claro que uno de los grandes problemas de A Coruña es que tenemos un regidor que no es de fiar. Y las consecuencias las pagamos todos.