Velar y Desvelar, exposición colectiva

Cuándo: Del 26/01/17 al 30/04/17
Precio: 0€
Entradas:

El Programa de Residencias Artísticas nació en 2012 con el objetivo de incentivar la investigación y la producción artística, facilitar la producción artística local, contribuir a la promoción de los creadores y promover la movilidad internacional e intercambio de artistas y otros profesionales de la cultura. Esta experiencia reafirma la intención de convertir el Museo en un espacio de trabajo transdisciplinar, dinámico y abierto a todo tipo de iniciativas artísticas, culturales y sociales en las que el diálogo e intercambio entre lo local, lo global y la colaboración sean principios fundamentales. Desde su inicio hasta la actualidad, el Programa de Residencias Artísticas del MAC ha contado con la participación de 46 artistas locales e internacionales.

Artistas participantes:

Internacionales: Celina Bordino, Florencia Caiazza, Alejandro Leonhardt, Ángel Masip, Cristina Megía, Meeland Moaphi, Marco Moreira y Sara Munguía.

Locales: Pablo Barreiro, Jacobo Bugarín, David Catá, Sara Donoso, Manuel Eirís, Jesús Madriñán, Ruth Montiel Arias, Joan Morera Arbones, Alejandra Pombo.

Una de las experiencias más interesantes que proporciona el programa de residencias artísticas es la posibilidad de acercarse al proceso, de descubrir y formar parte de todo aquello que a menudo permanece oculto al público. La residencia ejerce ese papel de “foco de síntesis cultural” que defendía Alberto Jiménez Fraud, un modelo de convivencia donde se gestan y confrontan nuevas prácticas creativas. Esta experiencia, llevada a cabo desde el año 2012 por el Museo de Arte Contemporáneo Gas Natural Fenosa (MAC) de A Coruña, se significa como una de las aportaciones más interesantes al arte y la cultura contemporáneas, dando paso a una serie de sinergias que transitan entre lo local y lo internacional. Con cada nuevo programa el espacio se transforma, iniciándose desde el abismo metafórico de la hoja en blanco para cubrir después su desnudez, su neutralidad, y llenarse de libros y bocetos, de focos, pinturas y objetos que en dos meses resignificarán el lugar, ya transformado en impulsor de historias y proyectos.

El impulso, o pulsión, funciona como mecanismo activador para lanzarse a la creación, un ejercicio que supone enfrentarse a las filias y las fobias del proceso con la práctica del ensayo/error y que también nos aproxima a la ilusión. Al amor por una profesión artística que, desde la praxis o la teoría, reivindica su dignidad. Desde esta perspectiva se desarrolla el programa de residencias y se identifican los autores y obras aquí reunidos, un nexo de unión que se irá bifurcando para explorar las diferentes esferas de la creación artística.

[Extracto del texto de Sara Donoso para el catálogo de la exposición]