Educación

Los 10 mandamientos según la iglesia católica

Los 10 mandamientos

La cronología bíblica evidencia que los 10 mandamientos fueron entregados a los israelitas más de 1500 años antes del nacimiento de Jesucristo. Dichos preceptos religiosos fueron una guía para los judíos y siguen siendo una fuente de principios valiosos para los cristianos. A continuación, vamos a analizar cuáles son los 10 mandamientos para la iglesia católica y qué significan cada uno de ellos.

¿Cuáles son los 10 mandamientos de la Iglesia católica?

aprende cuales spn lo 10 mandamientos

Para nadie es un secreto que toda sociedad o institución necesita reglas para su buen funcionamiento y la iglesia católica no es la excepción. Los 10 mandamientos que recibió Moisés por parte de Dios fueron entregados a la nación de Israel en el monte Sinaí. Consisten es una lista de preceptos religiosos y éticos que son fundamentales para el judaísmo y el cristianismo.

Para la iglesia católica son una serie de mandatos que toda persona debe cumplir antes de recibir penitencia y que se analizan a través del llamado examen de conciencia. Es cierto que los 10 mandamientos son esencialmente conocidos por toda persona que haya recibido educación religiosa, sin embargo, con mucha frecuencia se desconoce cuál es el significado de cada uno de ellos.

Los diez mandamientos de la Iglesia Católica los encontramos en la Biblia en éxodo 20: 1 al 17.

  • Amarás a Dios sobre todas las cosas
  • No tomarás el nombre del Señor tu Dios en vano
  • Santificarás las fiestas
  • Honrarás a tu padre y a tu madre
  • No matarás
  • No cometerás actos impuros
  • No robarás
  • No darás falso testimonio ni mentirás
  • No consentirás pensamientos ni deseos impuros
  • No codiciarás los bienes ajenos

 

¿Qué significan los 10 mandamientos?

Durante el éxodo de los judíos de Egipto a la Tierra Prometida, Dios pidió a Moisés que subiera al monte Sinaí. Fue allí cuando Dios le comunicó los 10 mandamientos. Desde entonces se han convertido en fuente de principios rectores de los valores cristianos los cuales rigen la actitud de la persona hacia Dios y hacia el prójimo.

Podría decirse que estos mandamientos resumen lo más de 600 mandamientos contenidos en la ley mosaica que encontramos en las Escrituras Hebreas. Los primeros cuatro tienen que ver con la relación del hombre con Dios; el resto trata las relaciones humanas entre sí.

Aunque se le denomina 10 mandamientos por cuanto son una regla en materia de adoración y conducta, lo cierto es que dichos preceptos se entienden como un gran regalo de parte de Dios. Todo esto en virtud de que mostró el individuo y al pueblo de Israel y consecuentemente a los cristianos cómo puede tener una vida llena de éxito.

  • Primer mandamiento: Debes amar a Dios sobre todas las cosas. Esto significa que el amor a Dios debe estar por encima de cualquier otro amor, por encima de todos los demás. Incluye confiar y tener un profundo respeto hacia él.
  • Segundo mandamiento: No tomes el nombre de Dios en vano. Además de confirmar de que Dios tiene un nombre personal, este mandato establece que no se puede usar el nombre de Dios para maldecir, mentir o blasfemar. Se debe utilizar el nombre de Dios para alabarlo, darle gracias y orar.
  • Tercer mandamiento: santificar las fiestas: los israelitas debían tener ciertos días especiales para dar adoración a Dios. Hoy en día los cristianos, aunque no están regidos por la ley mosaica, se rigen por el principio de apartar tiempo para darle adoración a Dios, así podrán reflexionar sobre él y sus cualidades. El tercer mandamiento también tiene que ver con darle devoción exclusiva a Dios.
  • Cuarto mandamiento: Debes honrar a tu padre y a tu madre. Este mandato rige la relación correcta entre padres e hijos, sin embargo, va más allá. También se aplica a la familia en conjunto, promoviendo el desarrollo de ella y protegiéndola de peligros.
  • Quinto mandamiento: no debes asesinar. El quinto mandamiento evidentemente prohíbe el asesinato de seres humanos. De esta forma se resalta lo sagrado de la vida y la sangre para Dios, por lo que debe cuidarse y evitar peligros innecesarios.

No matarás

  • Sexto mandamiento: No cometerás actos impuros. Este precepto protege la unión marital. Todo aquel comportamiento que pone en peligro la vida pura y moralmente decente va en claro detrimento de la institución marital. Define los principios y valores esenciales para que el amor triunfe.
  • Séptimo mandamiento: No robarás. El séptimo mandamiento también es muy claro al condenar el robo y, en términos generales, tomar aquello que sea del prójimo. La ley incentiva a ayudar y proteger al prójimo en vez de robarle sus posesiones e ingresos.
  • Octavo mandamiento: No debes dar falso testimonio. El octavo mandamiento establece lo importante que es para Dios la veracidad. Censura todas las formas de mentira e impulsa a las personas a defender la verdad. Este mandato también impulsa a luchar por el conocimiento verdadero y dar testimonio de verdades comprobadas.
  • Noveno mandamiento: No tener pensamientos ni deseos impuros. El noveno mandamiento está estrechamente relacionado con el sexto mandamiento al proteger la fidelidad marital. Este va un poco más allá al condenar todos aquellos pensamientos y deseos que van en detrimento de la pureza y la fidelidad. Clara evidencia de la sabiduría de Dios, pues es bien sabido que toda acción le precede un pensamiento. Este mandamiento le pone un freno al corazón.
  • Decimo mandamiento: No codicies las posesiones del prójimo: un mandamiento dirigido contra la codicia y la envidia, aspectos que atentan contra la paz de la sociedad. El décimo mandamiento está relacionado con el séptimo haciendo alusión a malas actitudes internas hacia la propiedad ajena y previene acciones incorrectas al atacar aquellos pensamientos que las provocan.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Añadir un comentario

Haz clic para publicar un comentario