'Inside' de Bo Burnham: un especial de comedia y una experiencia inspirada

‘Inside’ de Bo Burnham: un especial de comedia y una experiencia inspirada

Los incentivos web, los que premian la indignación, el exceso y el sentimiento, son los villanos de este espectáculo. En un vertiginoso homenaje a «Cabaret», Burnham, con gafas de sol, es el MC de Internet, dando la bienvenida a todos con un menú decadente de opciones mientras giran las luces de la discoteca. Es una canción líricamente densa con un trabajo de cámara que se acelera con tu ritmo. Con la misma frecuencia, la secuencia de tomas de Burnham contradice el significado de una canción, como cuando abre una glamorosa pantalla dividida para complementar una canción cómica sobre FaceTiming con su madre.

“Inside” es el trabajo de un cómic con herramientas artísticas que la mayoría de sus compañeros ignoran o descuidan. No solo se ha ampliado su gama musical (su pastiche de estilos incluye bebop, synth-pop y música de concierto llena de vida) Burnham, quien una vez publicó un libro de poemas, también se ha vuelto tan meticuloso y creativo con su vocabulario visual como su lenguaje.

Algunas de las narrativas del programa pueden sobrecalentarse con indulgencia, jugando con clichés sobre el proceso del artista taciturno, pero Burnham anticipó esta y otras críticas y las integró en el especial, incluida la idea de que llamar la atención sobre posibles defectos los soluciona. “La autoconciencia no exime a nadie de nada”, dice.

Es cierto, pero puede profundizar y aclarar el arte. “Inside” es una obra complicada que, a pesar de todos sus límites, sigue siendo, al final, una comedia con el espíritu del stand-up neurótico y autocrítico. Burnham se muestra a sí mismo como un aliado en señal de virtud con un salvador blanco, matón y complejo egoísta que dibuja un diagrama de Venn y se ubica en la superposición entre Weird Al y Malcolm X. Que su especial es una denuncia en Internet por parte de un artista. cuya carrera nació y floreció allí es el chiste definitivo.

Burnham se detiene en sus ajustes técnicos detrás de escena: manejo de la luz, edición, práctica oral. Está sucio, cada vez más sin afeitar, y le crece una barba similar a la de Rasputin. La estética transmite autenticidad y vulnerabilidad, pero las impresionantes fotos finales del especial revelan la dirección equivocada de la acción, lo que fomenta el escepticismo sobre la performatividad de este realismo.

Hacia el final, aparece completamente desnudo detrás de su teclado. Es una mirada que significa que un hombre se expone, hasta que te das cuenta de que está en el centro de atención.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)